Catemaco es un pueblo pacífico: alcalde

Jorge González reiteró que las protestas de la comunidad católica fueron aprovechadas por la Organización Autónoma Indígena, para causar desmanes.
Manifestantes incendiaron el Palacio de Gobierno en Catemaco, Veracruz
Manifestantes incendiaron el Palacio de Gobierno en Catemaco, Veracruz (Cuartoscuro)

Ciudad de México

Catemaco es un pueblo pacífico, aseguró el presidente municipal veracruzano, Jorge González, luego de que un grupo de personas realizara actos vandálicos en edificios públicos por la desaparición del sacerdote Jorge Luis Sánchez Ruiz.

"Catemaco es un pueblo pacífico, de paz, de creencias, que lamentablemente está en la escena nacional, pero no como queremos", dijo el munícipe en entrevista con Adela Micha para Grupo Imagen.

TE RECOMENDAMOS: Rebelión en Catemaco por el sacerdote desaparecido

Reiteró que las protestas de la comunidad católica fueron aprovechadas por la Organización Autónoma Indígena, liderada por Wilfrido Reyes, para causar desmanes, quemar edificios públicos y saquear negocios y viviendas.

"Aprovecharon esta manifestación justa para poder realizar actos de terror; había gente armada, en estado de ebriedad".

Dijo que estos hechos impactarán en el turismo, por lo que exigió a las autoridades castigar a las personas que privaron de la libertad al sacerdote, así como a aquellos que vandalizaron el Palacio Municipal, las sedes del DIF, Bomberos, Registro Civil, Protección Civil.

El padre se encuentra resguardado: Arquidiócesis

El sacerdote Jorge Luis Sánchez Ruiz se encuentra resguardado mientras avanzan las investigaciones de su plagio, informó Gabriel López Castilla, vocero de la Diócesis de San Andrés Tuxtla.

En entrevista con Ciro Gómez Leyva para Grupo Fórmula,  Jorge González confirmó que el sacerdote presenta huellas de tortura, “tenemos entendido que el padre está golpeado y que esa situación revela que efectivamente fue torturado”, dijo.

También aseguró que, por motivos de seguridad y para no entorpecer el curso de las investigaciones, se ha preferido omitir el destino del sacerdote.


AA