Padres de Avispones alistan queja contra PGR

Familiares de los 22 jugadores del equipo de tercera división consideraron que se violaron sus derechos, ya que fueron obligados a declarar y se les practicó una prueba para saber si habían disparado.
Facundo Serrano Uriostegui, director del Deporte en Chilpancingo.
Facundo Serrano Uriostegui, director del Deporte en Chilpancingo. (Rogelio Agustín Esteban)

Chilpancingo

Padres de 22 jugadores de Los Avispones de Chilpancingo, equipo de tercer división, preparan una queja ante la Comisión Nacional de Derechos Humanos contra la Procuraduría General de la República porque obligaron a sus hijos a declarar en torno a los hechos ocurridos en Iguala, además de someterlos a la prueba de rodizonato de sodio, pese a su condición de víctimas.

Facundo Serrano Uriostegui, director del Deporte en Chilpancingo, dio a conocer que hay un citatorio por parte de la PGR para que los 22 jugadores que estuvieron en el ataque cometido en la carretera federal Chilpancingo-Iguala declaren en torno a los hechos.

Recordó que todos los jugadores fueron presentados ante el Ministerio Público la madrugada del 27 de septiembre, pese a su condición de víctimas se les practicó la prueba de rodizonato de sodio, para confirmar que no habían disparado un arma de fuego.

Una vez que se enteraron de dicho sometimiento, los padres de familia expresaron su malestar porque someterlos a dicho examen implicó que la Procuraduría General de Justicia de Guerrero y la PGR les dieron un trato de sospechosos, pese a que ellos fueron los agredidos.

En todo el ataque, los jugadores y su cuerpo técnico se resguardaron tras los asientos del autobús gritando desde su interior que ahí no viajaban más que deportistas, por eso generó inconformidad el que se les tratara como probables responsables de los hechos.

Serrano Uriostegui comentó que él recibió la comunicación en la que la PGR solicitaba la ampliación de las declaraciones emitidas por los jugadores y cuerpo técnico la madrugada del 27 de septiembre.

Se comunicó con el comité de padres de familia, que ya se integró al seno del equipo, les dijo que se presentaran al campo de entrenamiento y se opusieran a que nuevamente sus hijos fueran obligados a declarar.

El personal de la PGR llegó a la Unidad Deportiva y se entrevistó con el cuerpo técnico, ahí les informaron la inconformidad de los padres y les hicieron ver que la suya no era la mejor manera de manejar el tema.

"Los jóvenes estaban entrenando, yo había viajado a la Ciudad de México y vía telefónica les dije que esa no era la mejor forma de tratar el asunto. Ese hecho generó descontento entre los padres porque en Iguala los obligaron a declarar y los hicieron firmar por la fuerza", expresó el funcionario.

El asunto ya está en manos de la Comisión Estatal de Derechos Humanos (Coddehum) y analizan la posibilidad de presentar una queja ante la CNDH, aunque precisa que dicho procedimiento se depositará de manera individual.

Como la PGR insiste en ampliar la declaración de los jugadores respecto a los ataques del 26 de septiembre, el cuerpo técnico ha cuidado que esto se realice en las instalaciones de la Coddehum, con el acompañamiento de los padres y asesorados por un equipo de abogados.

De concretarse la diligencia, van a declarar 22 jugadores que estuvieron en el autobús la noche del ataque y seis integrantes del cuerpo técnico.

Este lunes los padres de los jugadores, el alcalde de Chilpancingo, Mario Moreno Arcos y los integrantes del cuerpo técnico de los Avispones se reunieron con la Comisión Nacional de Atención a Víctimas del gobierno federal.

El encuentro se desarrolló en la sede oficial de la Coddehum, en donde cuestionaron la lentitud con la que se liberan los apoyos destinados para las víctimas y la nula información que existe en torno a la aplicación de la justicia.

La noche del 26 de septiembre el autobús de Los Avispones fue atacado a balazos por un grupo de presuntos sicarios y personal de la Policía Preventiva Municipal.

La agresión dejó el saldo de dos muertos, entre ellos el chofer de la unidad y el niño David Josué Evangelista, quien recientemente había ingresado al equipo.