Compraron casas que no pueden habitar en Acapulco

Denuncian que FOVISSSTE vendió casas en zona de humedales. Acusan que sus viviendas ya fueron invadidas. 

Acapulco

La madrugada de este martes un centenar de colonos del desarrollo "Campestre de la Laguna" en Acapulco, viajaron a la ciudad de México para tomar las oficinas del FOVISSSTE, en protesta porque desde hace diez años no han podido habitar sus viviendas.

Los propietarios, en su mayoría maestros y empleados del gobierno federal en Acapulco en el 2004 a través del Fondo de Vivienda del Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado (FOVISSSTE), adquirieron una casa en "Campestre de la Laguna", la cual se encuentra ubicada a un costado de la autopista del sol y la Laguna de Tres Palos.

"Desde entonces empezó un verdadero calvario que no termina, primero porque más de 150 casas se inundaron.

"Luego vino lo peor, porque para entrar a nuestras casas, tuvimos que pagar cuota al crimen organizado, muchos preferimos dejar nuestro patrimonio y ahora con las lluvias de Manuel e Ingrid, se nos dijo que estamos en zona de humedales y seremos reubicados", dijo una de las inconformes.

Al frente del grupo de quejosos y que participarán en la toma de las oficinas en el Distrito Federal, va la maestra Aidé Mariche, presidente del Comité de Casas de Campestre de la Laguna y asegura que las viviendas carecen de todos los servicios básico y el FOVISSSTE se niega a reubicarlos.

"Vamos al DF a tomar las instalaciones del FOVISSSTE, porque se han negado a entregar el dictamen de que tenemos que ser reubicados, estamos desesperados, hay quienes ya terminaron de pagar sus casas y tienen diez años sin que podamos habitarlas porque están invadidas.

"Hemos padecido inundaciones, el FOVISSSTE, tramitó los créditos en un lugar que no puede ser habitable que es zona de humedales y queremos que nos reubiquen, el presidente Enrique Peña Nieto, dijo que íbamos a ser reubicadas y no quieren entregar el dictamen", reprochó.

Los manifestantes viajaron desde Acapulco a la capital del país para exigir a los directivos del FOVISSSTE que entreguen el dictamen que impide que las viviendas de Campestre de la Laguna sean habitadas por sus propietarios.