Después de 27 años, madre hondureña se reencuentra con su hijo

En San Luis Potosí, María de los Santos Ávila se reunió con su hijo Armando Salgado.
La Caravana de Madres Centroamericanas llegó a Chiapas hoy y esta misma tarde, se trasladaron hacia Coatzacoalcos, Veracruz
Las madres han solicitado la ayuda a los gobiernos de los estados para encontrar a sus hijos (Reuters)

San Luis Potosí

La Caravana de Madres Centroamericanas cruzo por San Luis Potosí donde recibió la solidaridad de autoridades del gobierno potosino y de la arquidiócesis.

En la Casa Hogar del Migrante, las madres, a la llegada de la caravana, María de los Santos Ávila, madre Hondureña, se reencontró después de 27 años con su hijo, Armando Salgado Ávila, terminando así su intensa búsqueda.

El arzobispo emérito de San Luis Potosí, Arturo Antonio Szymanski Ramírez recibió a las madres el jueves por la noche y las despidió en su viaje en ruta al estado de Aguascalientes.

En su estancia en la Casa del Migrante, fueron atendidas también por el presidente de la Comisión Estatal de Derechos Humanos, Jorge Vega Arroyo, así como por voluntarios que desde la Casa de la Caridad asisten a los migrantes que cruzan por territorio potosino en su trayecto a Estados Unidos.

A su vez, el secretario general de Gobierno, Cándido Ochoa Rojas les dio la bienvenida en nombre del Gobierno del Estado y entregó a las Madres Centroamericanas una dotación de cobijas.

Durante su encuentro con las madres centroamericanas, Ochoa Rojas, les hizo saber que el Gobierno del Estado y la Comisión Estatal de Derechos Humanos trabajan para garantizar su seguridad y la de los hijos de centroamérica que pasan por territorio potosino.

“Esta es su casa y en su recorrido tan noble, siempre encontrarán en San Luis Potosí un techo seguro, alimentos y la mano de todos los que trabajan para sostener la casa del migrante y de las autoridades estatales”; enfatizo.

A la llegada de la caravana de Madres Centroamericanas; María de los Santos Ávila, madre Hondureña, se reencontró; después de 27 años; con su hijo, Armando Salgado Ávila, terminando así su intensa búsqueda.

El padre Rubén Pérez Ortiz, agradeció al secretario general de gobierno, el apoyo que la Casa del Migrante recibe del Gobierno del Estado; “no es solo esta dotación de cobijas, es una ayuda constante, en todos los sentidos, en el renglón de alimentación, de salud, de medicina, de asistencia legal; la solidaridad del Gobierno del Estado es para nosotros muy importante”; expresó.

A nombre de los migrantes, José Santos, hondureño, tomó el micrófono para decir; “nosotros venimos del infierno, y caer aquí en San Luis Potosí es un paraíso, nos dan comida, agua y medicinas; es este lugar un punto estratégico. Cuando llegamos aquí damos gracias a Dios; agradezco a nombre de mis hermanos, al gobierno y a toda la gente que trabaja aquí porque gracias a ustedes nuestro sufrimiento es menor; a nadie le deseamos por lo que pasamos, pero seguimos la lucha con fe”.