• Regístrate
Estás leyendo: Caprinocultores, en las garras de los "coyotes"
Comparte esta noticia
Lunes , 22.10.2018 / 21:18 Hoy

Caprinocultores, en las garras de los "coyotes"

"Los coyotes vienen todo el año por leche o cabritos, se aprovechan de la necesidad que tiene la gente y ponen los precios que ellos quieren, pero las organizaciones tampoco dan resultados".

Publicidad
Publicidad

Roberto Serrano, productor de leche de cabra del ejido de San Felipe en el municipio de San Pedro, señaló que diariamente recolectan 400 litros de leche en las comunidades rurales.

Esto, para hacer el traslado a la salida de San Pedro con los famosos "lecheros", para que la lleven hasta Gómez Palacio, a la empresa que les compra la leche de cabra a 5 pesos el litro.

"Hay muchas reglas para establecer los precios, por ejemplo si lleva grasa es un precio, poca grasa es otro precio y la leche sin grasa va para atrás, aquí el que pierde es el productor de traspatio".[OBJECT]

Explicó que tiene 25 chivas que le dan en promedio un litro diario, a la semana producen 175 litros de leche que se traduce en una ganancia de 875 pesos. Señaló que recolecta leche en ejidos como San Patricio, San Felipe y Sofía.

Roberto Serrano manifestó que la recolección entre los ejidos de San Pedro fue una idea de los mismos productores sociales para no gastar tiempo, gasolina y recursos en trasladar la leche hasta Gómez Palacio.

Dijo que hay recolectores y lecheros que traen su ruta establecida, quienes recolectan la leche y la trasladan en bidones hasta donde se encuentran los lecheros en camiones cisternas.

El productor dijo que no pertenece a ninguna asociación de caprinocultores porque todas roban y no benefician al sector social.

Comparte que al no existir un mercado especializado y formal en la carne de cabrito en La Laguna, los productores sociales les venden las chivas a los "coyotes", el precio oscila en promedio entre los 500 pesos.

"Algunos coyotes vienen de Monterrey, otros del Estado de México, es toda una mafia, el chiste es no dejarse, porque si no los coyotes te pueden desplumar y te dan una ganga por los animales. Cuando quieres vender te las compran baratas y cuando quieres comprar te las dan bien caras".

Roberto Serrano informó que una chiva vale alrededor de 900 a mil pesos, los coyotes compran chivas en 500 pesos si están bien alimentadas, de lo contrario te dan 200 pesos.

Explicó que existen razas de chivas, las que son de raza andan costando 1,700 pesos para arriba y esas sólo comen pastura.

Comparte que cuando no llovía los productores "tiraban" sus animales, salía más caro mantenerlos vivos.

"Este año ha llovido bastante y el monte está verde y con eso comen las chivas, pero cuando nos pegó la sequía se murieron muchas, porque el gobierno no apoyaba con alimento barato".

Cuenta que les "echan chivo" en diciembre para que preñe a su ganado, la gestación dura 5 meses, para mayo están teniendo crías, el nuevo animal se vende porque es incosteable tenerlo y se aprovecha la leche todo el año.

Afirmó que el rastro de cabritos que se hizo en San Pedro ya no funciona como tal, ahora matan pollos. Recordó cuando operaba el rastro los productores siguieron en las mismas o peor, ya que no les pagaban a tiempo los animales que se sacrificaban, los coyotes de perdido paga al "chaz chaz" y van hasta el corral.

"Los coyotes vienen todo el año por leche o cabritos, estas personas se aprovechan de la necesidad que tiene la gente y ponen los precios que ellos quieren, pero las organizaciones de caprinocultores tampoco dan resultados y quieren todo fiado, todos le dan al traste al productor", señaló.

Por su parte Rogelio Anguiano Díaz, caprinocultor del ejido Agua Nueva advierte que una chiva lechera llega a dar hasta dos litros de leche por día, siempre y cuando esté bien alimentadas, con su rebaño de pastoreo de 70 chivas, junta 140 litros diarios y se lo compran a 3.70 hasta 4.70 pesos por litro.[OBJECT]

"Ahorita hay comida en el monte porque sí ha llovido, eso nos ha salvado a los productores pequeños, porque los famosos apoyos del gobierno nunca llegan".

Coincide en que el rastro de cabritos lejos de dar beneficios a los caprinocultores del sector social les dejó pérdidas, ya que no les pagaban en tiempo y forma, les exigían que los cabritos fueran de primera calidad, mientras los "coyotes" agarran de todo y pagan al momento.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.