Un rayo obliga a suspender debate de candidatos a la alcaldía de Cuernavaca

La caída de la antena de radio del IMRy TV marcó una pausa en la crisis política por la que atraviesa la ciudad, que provocó que sólo tres de siete aspirantes acudieran a la cita.

Cuernavaca

Un rayo que derribó la antena de radio del Instituto Morelense de Radio y Televisión (IMRyTV), obligó a la cancelación del debate de candidatos a la presidencia municipal de esta ciudad, y salvó la crisis política en la cayó el proceso en la capital del estado debido a la violencia y las confrontaciones entre aspirantes de los sólo tres participarían en la justa.

Alrededor de las siete de la noche, una fuerte lluvia acompañada de viento y tormenta eléctrica, sacudieron y partieron por la mitad la antena de transmisión de radio del IMRyTV, desde donde se transmitiría el debate “oficial” que organizó el Instituto Morelense de Procesos Electorales y Participación Ciudadana (Impepac) por lo que técnicos del organismo y el Instituto de Protección Civil (IPC) determinaron suspender el evento para que las autoridades lo reprogramaran.

Isabel León Trueba, presidenta del Impepac, informó que pese a los esfuerzos técnicos, no pudo ser restablecida la señal de radio, aunque también se vio afectada la red de internet, por lo que la transmisión por estas vías habría sido imposible. Dijo que ante ello se determinó suspender el evento y reprogramarlo para los siguientes días. La fecha final será determinada entre este jueves y viernes, y se espera que la Universidad Autónoma del estado de Morelos (UAEM) se sume a la transmisión.

Los candidatos

La caída de la antena de radio del IMRyTV marcó una pausa en la crisis política por la que atraviesa el proceso electoral en la ciudad de Cuernavaca, y que provocó que sólo tres de siete aspirantes acudieran a la cita para presentarse al debate: Jorge Messeguer (PRD), Alejandro Villarreal (MC) y Raúl Iragorri (Morena), quienes debieron retirarse a su casa antela suspensión del debate.

La ausencia de los candidatos del PAN, PSD, PRI y PH ya había sido confirmada desde una hora antes de la hora fijada para el debate. La violencia y las confrontaciones en los encuentros entre candidatos de la UAEM y de la Cámara Nacional de Comercio (CANACO) dieron pie a que la candidata del tricolor, Maricela Velázquez Sánchez fuera la primera en confirmar que no asistiría, a través del presidente de su partido, Rodolfo Becerril Straffon.

Cuauhtémoc Blanco, candidato del local Partido Social Demócrata se anticipaba que ni iría, ya que ha sido la misma tónica que ha mantenido en todos los debates o presentaciones de los candidatos. Luis Miguel Ramírez del albiazul aseguró, al igual que el PRI y el PSD que no había condiciones de seguridad dado el ataque que sufrió este martes por parte de los seguidores del candidato Messeguer. En tanto, la candidata del Partido Humanista, Elsa Zavala, también había anticipado que se ausentaría del único debate “oficial” preparado para que presentaran sus ideas.

Para Raúl Iragorri, la ausencia de casi todos los aspirantes fue un acto de irresponsabilidad que ralla en el temor de ser exhibidos. En entrevista por separado Jorge Messeguer insistió a Cuauhtémoc y a la candidata del PRI de la necesidad de debatir, y les retó que a que si en verdad desean gobernar Cuernavaca no deben esconderse ante las adversidades.

La seguridad

Por acuerdo del Consejo del Impepac, a este debate no se permitiría la presencia ni de porras ni de equipos de trabajo de los contendientes para evitar mayores fricciones. Anunció que en combinación con la Comisión Estatal de Seguridad (CES), elementos policiacos serían enviados para resguardar el inmueble del debate, para evitar la presencia de porras y para prevenir cualquier acto delictivo.

De acuerdo a datos obtenidos, la CES envió más de 15 unidades y a más de 40 elementos antimotines y vallas metálicas. El operativo a simple vista pudo ser constatado ya que varias patrullas vigilaban el acceso a la calle donde se ubicaba el IMRyTV en el poblado de Ocotepec –al norte de la ciudad- ; asimismo, elementos antimotines mantenían cerrados con vayas metálicas las entradas de los costados en donde se encuentra el organismo, al cual sólo podía ingresarse con previa acreditación y autorización del Impepac y de la policía.