NL y Campeche, en proceso de aclarar presuntos desvíos de recursos

Los gobernadores de estos estados dijeron que están en proceso de aclarar los manejos dudosos de recursos federales detectados por la Auditoría Superior; hay otros siete mandatarios señalados.

México

De los nueve gobernadores salientes señalados por la Auditoría Superior de la Federación (ASF) por no aclarar manejos dudosos en fondos federales, tan solo dos, Rodrigo Medina, de Nuevo León, y Fernando Ortega, de Campeche, aseguraron que estas anomalías están en proceso de aclaración y serán subsanadas por el gobierno estatal, mientras que seis mandatarios pusieron en duda los señalamientos o se negaron a opinar.

El lunes, MILENIO publicó que, según la ASF, a nueve gobernadores que están por concluir sus administraciones les falta por aclarar un monto de 16 mil 657 millones de pesos de fondos federales, siendo la administración de Fausto Vallejo, ex gobernador de Michoacán, la que presenta más irregularidades.

Los informes de la auditoría también señalan presuntos manejos dudosos en Colima, Nuevo León, Querétaro, Sonora, Baja California Sur, Guerrero, San Luis Potosí y Campeche.

Luego de que el órgano de fiscalización señaló que durante 2012 y 2013, correspondientes a la administración de Vallejo, se detectaron irregularidades que ascienden a 7 mil 700 millones de pesos, ayer el priista contestó que "difiere de la opinión".

En su cuenta de Twitter, Vallejo contestó brevemente a las observaciones que realizó la auditoría, entre ellas la adquisición de un vehículo con valor de 228 mil 180 pesos que no cumple con los fines de la Ley de Coordinación Fiscal o la compra de medicamentos no incluidos en el catálogo universal de salud por 4 millones 472 mil 357 pesos a un precio superior.

En el caso de Nuevo León, otra entidad en la que el gobernador saliente deja pendientes, Jorge Domene Zambrano, vocero del gobierno estatal, negó que dicha institución "esté señalando alguna irregularidad", ya que, dijo, los señalamientos no revelan ningún mal uso o desvío de recursos, sino un subejercicio.

Respecto al subejercicio de 89 por ciento de los recursos del Fondo de Infraestructura Social Estatal, el funcionario sostuvo que "saben exactamente cuál es el destino" de los 54 millones mencionados. "Tienen que ver con obras de servicios básicos y de infraestructura, que fue un compromiso de Medina para pavimentación, agua y luz a la mayoría de 106 colonias", dijo.

Otra administración que deja pendientes en este sentido es la de Mario Anguiano Moreno, mandatario de Colima, quien se negó a aclarar el gasto de 3 millones 951 pesos por el pago parcial de un vehículo blindado en 2012, con presupuesto de la Secretaría de Seguridad estatal.

En el caso de Campeche, el secretario de Finanzas estatal, Tirso Agustín Rodríguez, calificó de "menor importe" las observaciones de la ASF en comparación con las otras entidades.

Reconoció que sí se gastaron 6 mil 644 millones de pesos de fondos federales para la Educación Básica en compra de enseres considerados no financiables por estos recursos, porque "con el viejo esquema no se tenía claro quién pagaba" esta "prestación", la que, aseguró, está en proceso de aclaración y será subsanada por el gobierno estatal.

En tanto, la administración del gobernador de Querétaro, José Calzada, se negó a responder los cuestionamientos por el uso en 2013 de 225 mil 264 pesos del fondo de Aportaciones Múltiples al pago de prestaciones no autorizadas por el consejo a trabajadores de la Universidad Autónoma de Querétaro.