• Regístrate
Estás leyendo: Caminó 17 horas para ayudar a crear un robot
Comparte esta noticia
Martes , 16.10.2018 / 04:19 Hoy

Caminó 17 horas para ayudar a crear un robot

Andrés Cruz de 19 años, originario de la sierra de Chihuahua. Su actitud es reservada pero es amable. Es miembro del equipo Potrobots apoyados por Peñoles y Minera San Julián de Fresnillo PLC.


Publicidad
Publicidad

Andrés Cruz es un joven de 19 años, originario de la sierra de Chihuahua. Su actitud es reservada pero es amable. Es miembro del equipo Potrobots de la ciudad de Turuachi, apoyados por la empresa Peñoles y Minera San Julián de Fresnillo PLC.

Es estudiante del CECYTECH EMSAD 01 Turuachi Guadalupe y Calvo, escuela enclavada en las inmediaciones de la sierra tarahumara.

Las ganas de aprender de Andrés no se ven obstaculizadas por por la distancia ni por la muerte varios de sus familiares, todos los días recorre 17 horas a pie para poder llegar a su escuela, en donde realizan las prácticas con el robot para participar en el regional de FIRST que se lleva a cabo en Torreón.

Su español no es fluido, aprendió cuando llegó a cursar el cuarto año de primaria, sus raíces tarahumaras resaltan más que en su apariencia, por su comunicación oral.

Su español poco entendible y creen que se pone nervioso, por eso no se le entiende, quizás sea cierto, pero Andrés, gracias a la iniciativa de Peñoles ha aprendido a comunicarse con el robot.[OBJECT]

Con cierta timidez, siente que no ha podido aprender mucho de robot. Pero toca los cables, los circuitos, sabe donde tienen que ir conectados, toma herramientas y ofrece su ayuda a sus compañeros y los anima fuertemente para arreglar algún desperfecto.

Su vida ha girado entorno al campo. Recordar el follaje verde de la Sierra Tarahumara provoca que por momentos su vista se pierda en el infinito y la sonrisa le vuelva al rostro.

Andrés está aprendiendo a entrar en comunicación con el robot. Sus compañeros del equipo Protobots lo apoyan, lo admiran, por su caracter y su ánimo de salir adelante.

La ciudad de Torreón le asombra, es su primera vez fuera de su comunidad, le gusta pero por lo pronto asegura que no cambiaría la tierra que lo vio nacer, aún y que ha tenido que vivir en cuevas por no tener un hogar estable y tampoco tener lo suficiente para alimentarse.

Sin embargo, Andrés considera que la vida le tiene preparado algo muy importante. Su experiencia con los robots no lo esperaba, por lo que ve algo mejor para él y su familia, de la que habla poco.

El espíritu de valentía, de honestidad, de trabajo en equipo, de valor, no se lo ha dado FIRST, esto Andrés lo lleva en la sangre que corre por sus venas tarahumaras y que hoy son un ejemplo para muchos mexicanos. Gracias Andrés.

Carta de Andrés: En tarahumara. “Ni je Andrés Cruz Cruz ve llajú jec torreón, llena qve mache nijee llén competiria nali fi rst rootica a nillurbaleo be ibiera olasiqo co na co be llaju na ie robotica be llaju na ie robotica be a binea bile namut atella jap re bi le caminet aposa a bo atepa. jap re robotica ju jap subella nali cable nii jap re nalibile liusta sapia bile tal gikirrenlia omet tofue elie pulidora simetrica. Ni je Andrés ve llajú jec robotica”.

En español. “Yo Andrés Cruz Cruz, me siento muy feliz aquí en Torreón, no conocía la ciudad ahora ando en Torreón compitiendo en First Robotic. Creo que sí vamos a ganar echándole ganas. Se siente feliz estar en robótica, arreglar un carro y todo lo que es de cables en robótica. Nosotros los muchachos podemos manejar una pulidora simétrica. Yo Andrés me siento muy feliz de estar en robótica”.

dcr

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.