Cambio de alcantarilla pudo evitar el Socavón

El análisis de los expertos será revisado por las secretarías de Comunicaciones y Transportes y de la Función Pública; desde el inicio de la obra hubo errores, dice ingeniero.

México

El haber conservado una alcantarilla deteriorada provocó que el pasado 12 de julio se abriera un socavón en el Paso Express de Cuernavaca, en la carretera México-Acapulco, y provocara la muerte de dos personas, determinó un grupo de expertos independientes del Colegio de Ingenieros Civiles de Morelos y de Ciudad de México.

El perito en materia de ingeniería hidráulica, Humberto Marengo Magallón, aseguró que desde que inició la obra hubo errores de diseño y supervisión, y señaló que no hay evidencia de que los encargados de la construcción realizaran la recolección de basura en los cauces.

“No estaríamos aquí si se hubiese revisado cuidadosamente y si se hubiera tomado la adecuada decisión de cambiar la alcantarilla. No se hizo una recolección de basura, no existe un sistema de drenaje apropiado para aguas negras y estaba la dislocación en la alcantarilla”, planteó.

Señaló que durante una visita a la obra, el pasado 16 de julio, observaron en una filmación realizada a lo largo de la alcantarilla, que existía un fuerte deterioro del tubo, pues presentaba grietas y oxidación del acero de refuerzo.

“Ante la importancia de una autopista de esas características, se debió hacer un exhaustivo recorrido por la alcantarilla, dictaminar su estado y ante la evidencia del deterioro de la misma debieron cambiarla por una nueva, con diámetro suficiente; si se hubiese modificado a un mayor tamaño y en buen estado, no hubiera ocurrido el problema del socavón”, puntualizó.

Marengo Magallón detalló que ante las fuertes lluvias, en octubre de 2016 se presentó un deslizamiento del talud de la carretera cuando estaba en su proceso constructivo, por lo que existe la posibilidad de que al querer restablecer el terraplén se haya dislocado la tubería por la maquinaria utilizada en su reparación.

“Ante la evidencia de que en la parte inferior del muro de contención, aguas abajo, se presentaron erosiones importantes, se propuso la colocación de un relleno denominado concreto fluido. Este material debe soportar la posible inestabilidad del muro evitando su caída. En nuestra opinión, tiene que investigarse este hecho e incluso hacerse un peritaje específico que determine que la inyección en el muro fue una solución técnica aceptable”, destacó.

En ese sentido, aseveró que las lluvias de 15 y 30 de junio, así como de 6, 8, 9 y 10 de julio continuaron erosionando el material del muro, por lo que se propuso una segunda colocación de concreto de flujo en el área de salida de la alcantarilla.

El dictamen señala que al presentarse la precipitación del 12 de julio, cuando se abrió el socavón, el material térreo del terraplén perdió resistencia y fluyó de forma instantánea en gran cantidad, provocando su colapso.

“No hacía falta que pasara un automóvil, ni siquiera una mosca, el terraplén en el que estaba apoyada la autopista ya había perdido resistencia estructural y eso ocasionó la súbita caída”, explicó.

Los especialistas del Colegio de Ingenieros Civiles de México, del Instituto de Ingeniería de la UNAM y del Colegio de Ingenieros Civiles de Morelos coincidieron en que “es muy difícil determinar la responsabilidad de cada una de las 14 empresas que participaron en la construcción del Paso Express, así como de las autoridades locales, estatales y federales.

Añadieron que del 28 de julio al 6 de agosto se realizaron las acciones necesarias para destapar la salida de la alcantarilla sin afectar ni poner en peligro a las personas que habitan en la zona de la carretera.

“Cuando se logró el acceso inicial a la zona de alcantarilla por el lado de aguas abajo, se encontró una gran cantidad de basura empacada por piedras, ramas, basura y objetos como plásticos y pelotas”, dijo.

DESLINDE

El director general de Carreteras de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes, Clemente Poon Hung, señaló que a partir de las conclusiones trabajará con la Secretaría de la Función Pública para deslindar responsabilidades y definir las sanciones a las empresas y funcionarios responsables.

Declaró que aún no tienen los nombres de los funcionarios, ni de los directivos de las empresas responsables de las fallas que originaron el socavón, pero explicó que los contratos de las empresas que construyeron el Paso Express (Aldesa y Epccor), siguen vigentes y existen fianzas de cumplimiento y un seguro de responsabilidad civil, por lo que cuando se finquen responsabilidades ejecutarán las acciones administrativas correspondientes.

Sobre la obra de reforzamiento, dijo que ya se trabaja en la construcción de un puente de 48 metros que será soportado por columnas de 15 metros de profundidad y 10 metros superficiales.

“Tenemos 10 semanas para su construcción, pero quiero ser enfático: la seguridad está por encima de los tiempos”, agregó Poon Hung.

La SCT anunció que establecerá nuevas sanciones por incumplimiento en seguridad y calidad “a las empresas constructoras y de servicios de ingeniería que no cumplan con la normatividad durante el proceso de construcción de las obras”.

Agregó que en los próximos contratos que se liciten y en las que están en construcción, se emitirán lineamientos sobre la capacidad hidráulica del drenaje y de los puentes en materia de construcción y conservación en toda la infraestructura carretera.

Asimismo, afirmó que también se aplicarán nuevas tecnologías y procedimientos constructivos para tener una mayor vida útil de la obra a un menor costo, además de que se revisará el impacto del cambio climático en las carreteras.

El funcionario dijo que ya se revisan todas las carreteras para evitar accidentes, con el fin de detectar los puntos críticos de la vía, que sean más vulnerables en las zonas rurales y urbanas.

ACCIONES CONDUCENTES

La Secretaría de la Función Pública informó que ya recibió la opinión técnica emitida por el grupo de profesionales independientes, por lo que la institución procederá a la revisión del contenido del documento para realizar las acciones conducentes.

Agregó que las conclusiones no son vinculantes y de ninguna manera ponen fin a las diversas líneas de investigación que desarrolla la SFP, a través del Órgano Interno de Control en la SCT, a tres empleados públicos que no atendieron de manera oportuna las advertencias de vecinos y autoridades estatales y municipales, por los posibles riesgos en la construcción.

 “Al no acreditarse hasta el momento una adecuada atención a las mismas, y ante la evidencia de actuaciones negligentes, se acreditó la probable responsabilidad de tres servidores públicos de la SCT, quienes ya han sido notificados del inicio del procedimiento administrativo disciplinario”, informó la dependencia.

Asimismo, la coordinadora de Movimiento Ciudadano en Ciudad de México, Esthela Damián, solicitó a la Auditoría Superior de la Federación aclarar si la Secretaría de Comunicaciones y Transportes realizó pagos anticipados con recursos del Fondo Nacional de Infraestructura a la obra, y si es necesario proporcione la documentación justificativa o comprobatoria de los rendimientos financieros generados por dichos reembolsos.

Con información de: Karina Palacios, Abraham Reza, Rafael Montes, Cinthya Stettin y David Monroy/México y Morelos.



[Dé clic sobre la imagen para ampliar]