¡A protegerse del sol!

La primavera significa el aumento en las temperaturas y evitar la exposición al sol de las 12 a las 16:00 horas, cuando los rayos UV aumentan.
El calentamiento global es una realidad para la Comarca Lagunera.
Especialistas recomiendan no exponerse al sol de las 12 a las 16 horas. (Especial)

Ciudad de México

A unos días que entre la primavera, el aumento en la temperatura ya se siente en la Ciudad de México, la cual registra 26 grados centígrados a partir de las 12 del día.

Ante esta situación los niños y adultos mayores deberán utilizar protector solar cuando estén en la calle o se encuentren en lugares cálidos o la playa, sostuvo la dermatóloga Rossana Janina Llergo.

En entrevista con Milenio Digital, la especialista dijo que es necesario evitar una exposición directa al sol debido a las radiaciones que comienzan por la temporada.

“Yo les aconsejo que desde ahorita comiencen con las medidas preventivas necesarias para evitar las quemaduras o un daño mayor en la piel. Debemos usar un protector solar o una crema con protector con un filtro solar  mínimo de 50 para evitar daño en la piel, además de que lo debemos poner cada tres o cuatro horas”, detalló.

La integrante de la de la Fundación Mexicana para la dermatología, consideró que los niños deben exponerse al Sol, siempre y cuando cuenten con una protección adecuada, desde su ropa hasta la crema que usen.

“Desde pequeños les debemos de crear el hábito de usar de manera constante gorra, sombrero, ropa clara, protector solar. Sería ilógico que tengamos a los menores todo el tiempo encerrados, también les tiene que dar el Sol como a las plantas para que creen defensas”, señaló.

La Secretaría del Medio Ambiente del Distrito Federal, a través de Calidad del aire, explica que la Ciudad de México se encuentra a una mayor altitud, por lo que recibe una mayor cantidad de radiación comparada con ciudades localizadas al nivel del mar, su posición cercana a los trópicos permite que reciba una gran cantidad de radiación durante todo el año.

“Aunque el cielo esté nublado, puedes quemarte. Las quemaduras y el cáncer de piel se deben al componente UV de los rayos del sol, y la radiación UV puede atravesar las nubes”, detalla en uno de sus apartados.

Aunque no sientas el calor del sol, agrega, sus rayos pueden dañar la piel y los ojos. Los daños los produce la radiación UV, que ni se ve ni se siente, así que no te dejes engañar por las temperaturas moderadas.


Qué es la radiación ultravioleta

La mayor parte de la radiación ultravioleta que llega a la Tierra lo hace en las formas UV-C, UV-B y UV-A; principalmente en esta última, a causa de la absorción por parte de la atmósfera terrestre.

La radiación UV-C no llega a la tierra al ser absorbida por el oxígeno y el ozono de la atmósfera; la radiación UV-B es parcialmente absorbida por el ozono y sólo llega a la superficie de la tierra en un porcentaje mínimo, pese a lo que puede producir daños en la piel.

Entre los daños que los rayos ultravioleta pueden provocar se incluyen el cánder de piel, envejecimiento de ésta, irritación, arrugas, manchas o pérdida de elasticidad, así como afecciones a nivel ocular.

Recomendaciones

 -Usar ropa clara y delgada

-Gorra

-Lentes negros con protección contra los rayos ultravioleta

-Protector solar del número 30 o 50 según la edad

-No salir a la calle entre las 12:00 y las 16:00 horas

-Tomar mucha agua

-Si van a la playa, colocar el bloqueador solar cada 2 horas

-El protector solar se coloca en cuello, manos, brazos, escotes.

-El uso de perfumes puede sensibilizar la piel y ocasionar quemaduras al exponerse al sol, por lo cual será necesario consultar a un dermatólogo.