• Regístrate
Estás leyendo: Bursatilización de deuda de ICV queda en el "limbo"
Comparte esta noticia
Viernes , 19.10.2018 / 19:12 Hoy

Bursatilización de deuda de ICV queda en el "limbo"

El Estado no ha dado a conocer el estatus legal del endeudamiento público a través de instrumentos de inversión pactada hace 11 años.

Publicidad
Publicidad

Con el endeudamiento del Instituto de Control Vehicular (ICV) con ingresos futuros del refrendo y tenencia, la bursatilización de la deuda por 2 mil 676 millones de pesos realizada en 2006 queda en el limbo, pues existen compromisos de pago hasta el año 2036.

Aunque el instituto ya cuenta con las licencias infalsificables con tecnología nueva y más de un millón de huellas digitales para dar seguridad al automovilista, el estatus legal del endeudamiento público a través de instrumentos de inversión pactada hace 11 años no ha sido explicada por parte del Gobierno del Estado.

Fuentes consultadas señalaron que es posible que se tenga que solicitar autorización del Congreso local para reestructurarla y ponerla como deuda del Estado, por lo que a reserva de revisar los contratos, se tendrían que hacer algunas modificaciones jurídicas, pues la bursatilización de origen trae las autorizaciones necesarias.

El 23 de mayo de 2006, el ICV, como fideicomitente, celebró el contrato de Fideicomiso Irrevocable de Emisión, Administración y Pago F/00347 con el Banco J.P. Morgan SA y The Bank of New York Mellon, que ahora es CI Banco S.A, como fiduciario.

Además se firmó este convenio con el Banco Invex SA, como representante común de los tenedores, al cual se afectaron los ingresos por concepto del refrendo, a fin de respaldar emisiones de certificados bursátiles a ser colocados entre el público inversionista.

“La amortización del capital será de forma anual (25 amortizaciones), a excepción del último periodo de pago del principal que será irregular, las amortizaciones se realizan cada mes de julio.

“Como garantía de las obligaciones adquiridas por la emisión de certificados bursátiles se encuentran los ingresos por refrendo que se recauden hasta el 31 de enero de 2036, fecha que corresponde a la última amortización del principal”, señala la cuenta pública de 2015 aprobada este año.

Como garantía de las obligaciones adquiridas por la emisión de certificados bursátiles, se establecieron los ingresos por refrendo que se recauden hasta el 31 de enero de 2036, fecha que corresponde a la última amortización del principal; durante el ejercicio se amortizó la deuda por 36 millones 407 mil 957, según la misma cuenta pública.

Lo certificados bursátiles devengan un interés real bruto anual sobre el valor nominal a una tasa de 6.18 por ciento, que se mantendrá fija durante la vigencia de la emisión y serán pagados en 60 periodos, el 31 de enero y 31 de julio de cada año hasta el 2036.

Los intereses y comisiones alcanzaron en el 2015 un monto por 79.9 millones de pesos, que corresponden al programa de certificados bursátiles constituido por el Banco J.P. Morgan, CI Banco SA, Institución de Banca Múltiple (antes The Bank of New York Mellon), un instrumento de deuda por 725 millones 179 mil 400 UDIS (unidades de inversión) equivalentes a los 2 mil 676 millones 092 mil 556 pesos, que son el objeto del fideicomiso.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.