• Regístrate
Estás leyendo: Una burla, el cambio de sede de centro de convenciones: Toledo
Comparte esta noticia
Viernes , 25.05.2018 / 08:54 Hoy

Una burla, el cambio de sede de centro de convenciones: Toledo

Los artistas plásticos Francisco Toledo y Sergio Hernández le exigen al gobernador Gabino Cué frenar la obra del estacionamiento en el Cerro del Fortín, por el impacto ambiental.


Publicidad
Publicidad

Óscar Rodríguez

Los pintores Francisco Toledo y Sergio Hernández calificaron como “una burla” la decisión del gobernador Gabino Cué de cambiar el lugar donde se construirá el Centro de Convenciones de Oaxaca, inicialmente planteado en el cerro del Fortín, y le exigen frenar la obra del estacionamiento en la misma zona, pues el impacto ambiental es grave.

"Seguimos igual y seguimos en la lucha", precisó Hernández, quien afirmó que se presentará una denuncia ante la Procuraduría Federal de Protección al Medio Ambiente (Profepa) por la mutilación al cerro del Fortín y los daños ecológicos generados.

"Vamos a luchar para que se demuela ese estacionamiento que solo beneficia al Secretario de Turismo quien es socio del Hotel Victoria que se ubica en el área de influencia de la obra", indicó.

La oposición de los artistas a la construcción del Centro de Convenciones en la zona del Cerro del Fortín generó que ambos intelectuales fueran amenazados de muerte en redes sociales, por lo cual la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) les dictara medidas cautelares, que los pintores no aceptaron por que se les proporcionaría la policía de Oaxaca.

En tanto, en una carta pública en apoyo a la lucha legal del pintor Francisco Toledo, la Federación Internacional de Arquitectos Paisajistas (IFLA) pidió a Cué suspender la construcción del centro de convenciones por transgredir la autenticidad, integridad y los valores universales del patrimonio mundial de la capital oaxaqueña.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.