Aprueban en comisiones ley anti-bullying en BC

La propuesta contempla capacitar al personal docente y a los menores para que conozcan cómo detectar y atender esta problemática.
Al igual que los golpes, ignorar también es bullying.
En lo que va del ciclo escolar se han atendido 350 casos de 'bullying' en la entidad. (Especial)

Tijuana

La ley para prevenir y erradicar el acoso escolar en Baja California que fue aprobada en comisiones este miércoles incluye sanciones administrativas tanto a docentes como a alumnos de escuelas públicas y privadas de la entidad.

El diputado Roberto Dávalos, quien preside la Comisión de Legislación y Puntos constitucionales del Congreso, explicó que la propuesta de ley pretende atacar la problemática desde el enfoque de la prevención mediante la capacitación para personal docente y administrativo de las escuelas, así como a los menores, para que conozcan cómo detectar y atender este problema y en caso contrario, fincar las responsabilidades correspondientes.

"Sobre todo lo que buscamos es que exista en los orientadores, en las escuelas, la gente en el área de psicología educativa, inclusive si se requiere de psicología clínica, para orientar tanto al menor como a la familia. La estructura mental del niño se forma en dos lugares, en la familia y en la escuela. Entonces ahí tenemos que prevenir que no se generen ni niños abusadores ni niños abusados"

El interés por tener un marco legislativo surgió de la problemática que registra Baja California donde en lo que va del ciclo escolar se han atendido 350 casos de 'bullying' en escuelas de la entidad, lo que ha dado incluso que tres maestros hayan sido cambiados de las aulas por este motivo, según confirmó el delegado del Sistema Educativo Estatal en Tijuana, Leopoldo Guerrero Díaz, quien consideró que es a los padres de familia a quienes se les debe fincar las responsabilidades, ya que es en el seno familiar donde se origina el problema.

Como parte de las sanciones a los docentes que incumplan con la ley se contemplan desde amonestaciones, hasta la inhabilitación para desempeñarse en cualquier cargo por un año o más, o incluso de forma definitiva, sin goce de sueldo y sin ser computados para efectos de antigüedad; sanciones que serán aplicadas en todos los centros escolares, incluyendo los de educación privada.

En caso de que un menor incurra en acoso, Dávalos explicó que puede estar sujeto a amonestaciones, desde la suspensión temporal hasta la expulsión del plantel, y si la gravedad de la conducta tiene consecuencias penales, se procederá dando parte a la autoridad competente.

Entrevistado por separado, el delegado del Sistema Educativo en Tijuana, Leopoldo Guerrero Díaz, cuestionó que la ley que se votará en el pleno del Congreso de Baja California no combate la problemática de fondo; incluso señaló que esto sólo evitará que se ventilen esos casos y se busque solución.

"El querer responsabilizar a los maestros o a los planteles de la actitud agresiva de un niño, yo creo que es tratar de sacarle la vuelta al tema que realmente tiene un fondo".