Proponen artes marciales para contrarrestar el bullying en BC

Profesionales en artes marciales aseguran que aportan mayor seguridad a los niños, autocontrol y disciplina para repeler agresiones verbales o físicas.
Los niños son canalizados para controlar sus impulsos.
Los niños son canalizados para controlar sus impulsos. (Marcos Morales)

Tijuana

La discriminación, agresión física y verbal conocida  como “Bullying” un problema social que se extiende más, de las que son víctimas niños en el ámbito escolar que han causado muertes de menores en México.

Al practicar algún deporte los niños se desarrollan física y mentalmente pero las artes marciales son una alternativa para que los niños recuperen su seguridad y aprendan el autocontrol y a reducir conductas agresivas, afirmó el maestro de Karate Do, Eliseo Sandoval.

Refirió que el aprendizaje de defensa personal aporta al crecimiento motriz y el manejo de la respiración, así el niño domina sus emociones y previene sufrir incidentes de esta naturaleza en los planteles.

“Se modifica el carácter antes de preparar su ejercicio, desde el momento que el niño empieza a actuar empieza a modificar su carácter, que sea preparado, esa misma educación y preparación va a ser para el resto de su vida y en todos los lugares, eso es lo fantástico llevar las artes marciales en tu vida diaria”, dijo.

Isabel de 12 años, refiere que era víctima de acoso escolar en su secundaria en la secundaria en la que estudia, al igual que muchos de sus compañeros que no saben como lidiar con eso, dijo que al practicar un arte marcial, aprendió a manejar sus emociones y a que no le afectara.

“Es como disciplina ahí mismo te enseñan a controlarte, que es algo que se sufre en todas las escuelas, en ninguna escuela no hay nadie que no haga “bullying” y nos puede hacer daño e incluso como salir heridos”, advirtió.

Jacqueline Barrera es instructora de Lima Lama, asegura que los niños de todas las edades y niveles socioeconómicos pueden acceder a clases de defensa personal, para recuperar la autoestima y aprender a manejar un comportamiento violento.

“Muchas veces dicen es muy peleonero en la calle, pero no saben por qué es peleonero y piensan que si lo traen a una escuela de Karate va a ser peor, pero al contrario si él es muy violento, va a minimizar su carácter, va a formarlo de  una manera diferente y si es muy callado o muy opaco, también va a sacar su carácter”, agregó.

Resaltó que es importante que los padres de familia estén al pendiente de sus hijos y detecten su comportamiento social.