'Paracaidistas' instalan campamento frente al bordo de Xochiaca

Las personas desalojadas utilizaron palos, lonas y tela para poner un campamento en el camellón que se encuentra frente al bordo.
En el lugar había al menos mil 200 casuchas.
Los policías que participaron en el desalojo de ayer. (Cuartoscuro)

Nezahualcóyotl

Los más de dos mil 500 paracaidistas desalojados del predio "Las Casitas" del Bordo de Xochiaca, del municipio de Nezahualcóyotl, Estado de México, establecieron un campamento en el camellón de dicha arteria, frente al lugar que ocuparon por casi una década. En tanto, elementos de la Secretaría de Seguridad Ciudadana reguardan los accesos al predio para evitar que vuelva a ser invadido.

La madrugada del sábado pasado más de cinco mil granaderos de la policía estatal realizaron un operativo para desalojar a más de dos mil 500 personas que desde el año 2007 habían ocupado de manera ilegal 30 hectáreas de una franja del Bordo de Xochiaca, entre las avenidas Vicente Villada y Carmelo Pérez, donde levantaron unas mil 500 casuchas construidas con materiales ligeros, como palos, tubos, láminas de cartón, plástico, entre otros.

Aunque por muchos años los invasores, integrantes de una organización que dirige Manuel Solís Berber, se negaron a abandonar el terreno, la madrugada del sábado decidieron salirse de manera pacífica.

Los paracaidistas sacaron sus muebles y pertenencias que acumularon sobre el camellón del Bordo de Xochiaca, frente al terreno que ocuparon los últimos siete años de manera ilegal.

En el camellón, los desalojados establecieron casas de campaña e improvisaron refugios con palos, lonas y tela, para resguardarse de las inclemencias del tiempo.

Molestos, realizan constantes reuniones ciudadanas para definir las acciones que tomarán, mientras observan cómo más de una decena de policías estatales vigilan los accesos del predio en el que vivieron los últimos siete años, para impedirles que lo vuelvan a ocupar.

En el predio las casuchas ya fueron destruidas, por lo que se observa un montón de escombros. En los tres accesos la Procuraduría de Protección al Medio Ambiente del Estado de México colocó por lo menos 20 sellos de clausura.

El terreno se encuentra en reguardo de la Procuraduría General de Justicia del Estado de México porque en varios puntos fueron localizados diferentes cantidades de hierba verde seca con las características de la mariguana.


La clausura del predio se realizó porque no cuenta con el dictamen de impacto ambiental para el depósito de desechos industriales, basura y cascajo que ahí se realizaba, pues desde el año 2009 los invasores únicamente permitían la entrada a conductores de tractocamiones que depositaban en su interior toneladas de cascajo, a quienes les cobraban una cuota por ello.

En diciembre de 2013, el peso de los desperdicios provocó un deslizamiento de tierra y el taponamiento del río La Compañía, caudal que pasa a un costado del predio, lo que generó el desbordamiento de las aguas negras.

Tras el desbordamiento del cauce federal, la secretaría del Medio Ambiente estatal anunció la clausura del tiradero clandestino, sin embargo, los invasores impidieron la entrada a inspectores de la Procuraduría del Medio Ambiente estatal, por lo que el ingreso de tractocamiones continuaba.

La policía estatal informó que el desalojo fue por recomendaciones de Protección Civil y de la Procuraduría de Protección al Ambiente, para evitar algún siniestro a causa de los químicos generados por los lixiviados de la basura, ya que existía el riesgo inminente de que se suscitara un incendio de proporciones mayores o un hundimiento de tierra.