Bienes Ecoforestales edifica realidades

Grupo Milenio construye 22 hogares para familias yucatecas.
Bienes Ecoforestales edifica realidades (Milenio Digital)

Ciudad de México

A través del proyecto Teca Mil, y con una inversión de 300 millones de pesos, en 2011 Milenio por la Sustentabilidad y Bienes Ecoforestales S.P.R de R.L. de C.V iniciaron la primera plantación comercial en su historia: transformaron las tierras del oriente de Yucatán utilizadas como pastizales en un polo de producción de tectona grandis (teca).

De este modo el rancho San Miguel —ubicado en el municipio de Tizimín, Yucatán— ha devuelto gradualmente el antiguo hábitat a sus moradores naturales y creado fuertes lazos con la comunidad maya de San Pedro Bacab, de donde provienen sus trabajadores.

El poblado —que apenas figura en el mapa— encabeza el Informe Anual sobre la Situación de Pobreza y Rezago Social pues carece de infraestructura y servicios. En vista de ello, y con el apoyo de la Secretaría de Desarrollo Social, a través del Programa para el Desarrollo de Zonas Prioritarias, se construyeron 22 casas que hoy benefician a más de 50 personas que participan de manera activa en la plantación.

“El apoyo a los trabajadores seguirá y ahora buscamos la implantación de huertos familiares, con el objetivo de que mejoren su alimentación”: Rubén Quezada, Director del proyecto Teca Mil

El nuevo hogar de cada uno de los beneficiados se levanta por encima de 60 centímetros del suelo, con bloques de concreto, techos de vigueta y bovedilla, acabados de estuco y concreto. Son materiales propicios para la región, en donde llegan a sentirse temperaturas por arriba de los 30 grados. Las casas cuentan con cocineta, baño con fosa séptica y pozo de absorción y tienen conexión a los servicios de agua potable y energía eléctrica.

El proyecto Bienes Ecoforestales beneficia directamente a más de 200 personas, cifra que se multiplica al hablar de las que son favorecidas indirectamente.

Los beneficios han ido más allá de las proyecciones, ya que el rancho San Miguel no es una plantación que se reforesta para sí misma, sino que se inserta en todo el ecosistema, que lo restaura en vez de agotarlo, que lo alimenta y protege en vez de modificarlo.