“Quería una niña americana, pero dios la hizo mexicana”

Magdala Leonard y su esposo, Jean Marc, huyeron del Congo para pedir asilo político en Estados Unidos, pero quedaron varados en Tapachula, Chiapas, donde tuvieron a su bebé.

Chiapas

Angélica Haisha Marc Leonard tiene ocho días de vida, es hija de migrantes congoleños que en tránsito a Estados Unidos quedaron varados hace mes y medio en Tapachula, Chiapas, donde nació su primogénita.

"Fue muy difícil para nosotros, se llama Angélica, porque cuando la mamá estaba embarazada nosotros pasamos muchos problemas. Para mí Angélica es un ángel, porque es Dios", expresó el padre de la menor, Jean Marc, en entrevista con MILENIO.

Los padres de la bebé son Jean Marc, de 29 años, y Magdala Leonard, de 27. Ambos estudiaban enfermería cuando decidieron huir el pasado 26 de julio del Congo, África, con rumbo a Estados Unidos.

La pareja se arriesgó a volar a Norteamérica, a pesar del riesgo que implicaba el periodo de gestación de ella, pues su objetivo es obtener asilo político y que su hija naciera lejos de la pobreza y los conflictos armados de su lugar de origen.

En el último mes, el municipio fronterizo de Tapachula ha recibido una oleada de migrantes extracontinentales, procedentes principalmente del Congo, donde algunos permanecen por varios días en espera que se expida su oficio de tránsito para viajar a la frontera norte.

"En Congo hay muchos problemas políticos y no hay mucho trabajo. Hay muchos malditos que matan gente en la calle", dijo Jean.

Al llegar a la frontera sur de México, Jean y Magdala, aún embarazada, acudieron a la estación migratoria de Tapachula para obtener dicho oficio; pasó cerca de un mes, cuando el pasado 19 de septiembre ella entró en labor de parto y dio a luz en el Hospital General de Tapachula a una niña de dos kilos 450 gramos, con una estatura de 44 centímetros.

"Estoy muy contento, significa muchas cosas para mí que mi bebé es mexicana, yo necesitaba que fuera americana, pero Dios no quiso y la hizo mexicana. Estoy muy contento", expresó Jean Marc.

Los padres acudieron esta mañana a la Oficialía 03 de Atención a migrantes para registrar a su niña, de nacionalidad mexicana con el nombre de Angélica.

Como testigo en el acta de nacimiento quedó asentada la firma de Julio Navarro, un reportero local que al enterarse de la difícil situación por la que pasaban los ayudó a conseguir leche, pañales y ropa para la bebé, ya que ni el DIF ni ninguna otra autoridad brindara apoyo a la recién nacida connacional.

La joven familia solicitará asilo político en Estados Unidos, por lo que se dirigió al aeropuerto de Tapachula para volar rumbo a Mexicali, pasajes que compraron con la cooperación de algunos voluntarios.