Se reúnen autoridades de seguridad en Guerrero con iglesia católica

El gobernador del estado dijo que trabaja conjuntamente con las fuerzas federales para darle atención a Chilpancingo con la finalidad de prevenir y disminuir los índices delictivos.

Acapulco

Ante obispos del estado y el arzobispo Carlos Garfias Merlos, el gobierno estatal encabezó una reunión con el Grupo de Coordinación Guerrero, para informar de las acciones implementadas por los tres órdenes de gobierno en materia de seguridad para la entidad y con la finalidad de brindarles paz y tranquilidad a los guerrerenses.

En la reunión de las autoridades de seguridad pública federal, estatal y municipal se habló del blindaje en las regiones de la Costa Grande y Tierra Caliente, en la zona fronteriza del estado de Guerrero con Michoacán.

El encuentro con los jerarcas de la iglesia católica se llevó a cabo en las instalaciones de la IX Región Militar, donde el gobernador del estado, Ángel Aguirre Rivero, les informó que reinició el diálogo con integrantes de la Unión de Pueblos y Organizaciones del Estado de Guerrero (UPOEG).

Dijo que la reunión tuvo como finalidad la de explorar los mejores mecanismos para que los agentes policiales del Sistema de Seguridad y Justicia Ciudadana (SSYJC) pueda quedar reglamentados y actuar en el marco de la ley.

El mandatario guerrerense señaló que también, en coordinación con las fuerzas federales Ejército, Armada de México y Policía Federal, se le está dando atención a Chilpancingo con la finalidad de prevenir y disminuir los índices delictivos.

Subrayó que el gobierno del estado le seguirá apostando a las grandes obras que generen empleo e inversión, así como a la entrega de proyectos productivos para fomentar el autoempleo entre los guerrerenses, que son mecanismos eficaces para combatir a la delincuencia, al dotar a los guerrerenses de oportunidades de ingresos económicos a sus hogares.

Mientras tanto, el arzobispo de Acapulco, Carlos Garfias Merlos ofreció colaborar en el ámbito de sus posibilidades para abonar a la tranquilidad de los guerrerenses.