• Regístrate
Estás leyendo:
Comparte esta noticia
Martes , 19.06.2018 / 06:25 Hoy

Ninguna autoridad respondió por muerte de mi hijo: víctima en Ostula

A más de dos meses que una bala perdida del Ejército matara a su hijo de 12 años, Emilia García Cabrera, dice que ninguna autoridad se ha hecho responsable.

Publicidad
Publicidad

Alejandro Domínguez

Emilia García Cabrera lleva más de dos meses esperando que alguna autoridad, municipal, estatal o federal le explique qué ocurrió el 19 de julio cuando, según la versión oficial, una bala perdida mató al menor de sus hijos, Edilberto de 12 años.

La señora Emilia contó a MILENIO que su hijo salió ese día a comprar pañales a una tienda a la orilla de la carretera, pero tuvo que salir corriendo al escuchar una balacera. En la entrada de un restaurante fue encontrado su cuerpo, cuando probablemente estaba resguardándose de los disparos.

"El 19 de julio a las 5 de la tarde mataron a mi hijo adentro de un restaurante. Ellos (los militares) tiraron. Mi hijo fue a comprar unos pañales aquí a una tiendita a la orilla de la carretera. Yo lo mandé a comprar los pañales y de repente vimos que se oían carros como ambulancias y gente que gritaba", contó.

Según la versión oficial, el Ejército disparó al cielo en medio de una protesta de pobladores de Ostula, Michoacán, que estaban inconformes por la detención del líder de las autodefensas de ese lugar, Cemeí Verdía Zepeda.

Doña Emilia dice que ninguna autoridad ha estado atenta a su situación. Que solo tuvo contacto con la Comisión Nacional de Derechos Humanos cuando ocurrieron los hechos.

Ella pide justicia porque no cree que una bala perdida haya sido lo que mató a su hijo, sino que fue un disparo directo y quiere que se le indemnice o pensione por la pérdida que sufrió.

"Al último no estoy conforme con lo que se hizo. Quisiera que hubiera justicia para ellos y a mí me pensionaran, que me estuvieran ayudando", pide.

Emilia García Cabrera no cree que la muerte de su hijo la haya provocado una bala perdida. Su hija Ernestina estuvo cerca y vio lo que ocurrió. Su nieta (hija de Ernestina) recibió el impacto de una bala perdida. Ella sí sobrevivió.

"Mi muchacha Ernestina estaba aquí, a su hija le tocó una bala perdida en la frente. Ella ya está bien, la llevaron a Guadalajara y le quitaron una bala que tenía ahí. En donde la llevaron al hospital sí le ayudaron y pagaron", dijo.

Para la comunidad de Ostula, en voz de su líder, Agustín Vera Ramírez, los militares "tiraron para que la gente se quitara".

Los disparos (al aire o directos, como haya sido), le quitaron la vida a Edilberto e hirieron a una niña de 6 años (sobrina de Edilberto), un joven de 17 y dos adultos.

Enojada por el abandono que siente de las autoridades ante lo que ocurrió, reclama que su hijo tenía la vida por delante, pues apenas estaba estudiando y algún día tendría un trabajo.

La señora Emilia dice que en este tiempo ha gastado más de 25 mil pesos en funerales y ceremonias religiosas que, como es tradición, tiene que seguir haciendo en honor a su hijo.

"Me gasté 25 mil pesos. Todavía estoy haciendo los rezos de mi hijo cada mes. Estoy comprando veladoras y comida para la gente que me viene a acompañar al rezo. Eso lo tengo que hacer al año y cada año seguir rezando", dijo.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.