Autistas tienen capacidad para destacar en su ámbito profesional

Un ejemplo de éxito es Michael Phelps, quién es autista y posee el récord de más medallas olímpicas ganadas en el mundo, dijo Enrique Gómez Castellanos, director administrativo del CAADD
"El autismo no es una enfermedad, por lo tanto no tiene cura".
El 27 de noviembre de 2007, la Asamblea General de las Naciones Unidas decidió instaurar el 2 de abril como el Día Mundial de Concienciación sobre el Autismo (Reuters)

Querétaro

La detección temprana del autismo y el tratamiento médico adecuado puede coadyuvar a que el paciente logre una integración social prácticamente total e incluso, puede llegar a destacar en su campo de actividad profesional, aseguró el especialista Enrique Gómez Castellanos.

En entrevista para Notimex, a propósito del Día Mundial de Concienciación del Autismo, refirió que la clave para un buen desarrollo del niño autista es la detección temprana del padecimiento y en su caso, un tratamiento médico adecuado.

"Un autista clásico puede llevar una vida normal e incluso, llegar a desarrollar capacidades físicas e intelectuales por encima del nivel considerado normal dentro de su ámbito", remarcó.

Puso como ejemplo al nadador estadunidense Michael Phelps, quién es autista y posee el récord de más medallas olímpicas ganadas en el mundo, quién incluso fundó una asociación para apoyar a niños con ese padecimiento.

Recordó que el autismo es un trastorno generalizado del desarrollo humano, incurable, que se caracteriza por el desorden de tipo sensorial y conductal sin que este asociado al retraso mental.

"La historia registra personajes autistas Asperger (este último, un síndrome de tipo conductal) como Bill Gates, Mozart, Bethoveen, Einstein y Newton, que tuvieron un alto coeficiente y se distinguieron en su ámbito y en su época", refirió.

Sin embargo, refirió que esos niños requieren de toda la atención, apoyo y comprensión de sus padres, maestros y entorno social, pues seguramente llegaran hasta donde quieran.

Gómez Castellanos, autista Asperger, comentó que también hay casos donde no se puede hacer mucho ya que se trata de pacientes que no fueron diagnosticados a tiempo y su entorno social ha sido desfavorable.

El entrevistado es director administrativo del Centro para la Atención del Autismo y Desórdenes del Desarrollo (CAADD), una Fundación encargada de canalizar esfuerzos para apoyar a los niños queretanos autistas.

Respecto a la labor de los padres de familia, indicó que deberán estar atentos a los primeros síntomas del padecimiento como son cuando el menor no soporta que lo tengan en brazos, no llora o lo hace en demasía, no tiene la vista fija en los objetos y tiene poca expresión en el rostro, entre otros.

"Los padres que tengan sospecha de que su hijo padece autismo, deben acudir inmediatamente con el pediatra para que haya las pruebas médicas necesarias y confirmar o descartar el padecimiento", hizo hincapié.

Una vez confirmado el padecimiento, la siguiente etapa es la terapia "y el CAADD capacita a los padres de familia para que ellos hagan las terapias a sus propios hijos y eso disminuye considerablemente el costo del tratamiento".

El autismo no es curable, las terapias son para "suavizar" el trastorno; según las estadísticas médicas, un paciente puede llegar a un 47 por ciento de probabilidades de estabilidad social si recibe a tiempo la atención especializada.