Auditorías en Guerrero salen fuera de tiempo

El auditor especial, Cuauhtémoc Elías Tavares aclaró que las cuentas públicas nunca pasaron por sus manos.
Tavares señaló que los cuatro auditores tomaron protesta en 2012,
Tavares señaló que los cuatro auditores tomaron protesta en 2012, (Rogelio Agustín Esteban)

Chilpancingo

En la Auditoría General del Estado de Guerrero opera una estructura paralela que impide un correcto trabajo en materia de fiscalización de los recursos públicos, el Congreso local conoce del problema pero hasta el momento no interviene.

La mañana del jueves, el diputado local del PRI, Héctor Astudillo Flores denunció que al seno de la AGE prevalece un conflicto muy serio entre dos personajes; el titular del organismo, Arturo Latabán López y el auditor especial para municipios Elías Cuauhtémoc Tavares Juárez.

La polarización entre ambos servidores públicos, de acuerdo al diputado Astudillo, provocó que los dictámenes relacionados con las cuentas públicas de 2012 salieran hasta marzo de 2014, no en septiembre de 2013 como establece la norma.

La mañana del viernes, el auditor especial, Cuauhtémoc Elías Tavares reconoció que los dictámenes salieron fuera de tiempo, pero aclaró que las cuentas públicas nunca pasaron por sus manos.

Y explicó la de razón: "Lo que pasa es que en la AGE existe una estructura paralela que impide que los cuatro auditores especiales realicemos nuestro trabajo, todo lo controla el auditor Arturo Latabán".

De las cuatro auditorías especiales una permanece acéfala, pues en febrero de 2013 fue asesinado el contador Salvador Becerril Gómez y hasta el momento su espacio no se ha ocupado, aunque la designación corre a cargo del Congreso local.

Tavares señaló que los cuatro auditores tomaron protesta en 2012, desde entonces encontraron una estructura de colaboradores de Arturo Latabán que no los ha dejado trabajar con normalidad.