Anuncia Pioquinto que se va del país por miedo a otro atentado

El empresario dijo que hasta el momento no hay avances en la investigación sobre su atentado, por lo que prefiere, dijo, tomar distancia. 
El empresario decidió irse del país por miedo.
El empresario decidió irse del país por miedo. (Rogelio Agustín Esteban)

Chilpancingo

El dirigente de la Cámara Nacional de Comercio (Canaco), Pioquinto Damian Huato anunció que abandonará el país, temeroso de sufrir una nueva agresión que ponga en peligro su vida.

A 45 días del atentado a balazos en que murió su nuera Laura Rosas Brito, Damian Huato tomó la decisión de salir de México por un tiempo no

determinado.

Antes que él, 64 empresarios dejaron la capital de Guerrero para escapar de secuestros, extorsiones y el cobro de piso que prevalecía en la ciudad.

"No sé cuanto vaya a tardar, yo toda mi vida la he pasado en Chilpancingo, estoy muy arraigado y por lo tanto ignoro cuanto pueda resistir", apuntó.

El tema ya lo trató con algunos de los 64 jefes de familia que tras cerrar sus negocios optaron por salir del estado, la mayoría le dicen que permanecer en el auto exilio es duro, que se vive en la nostalgia permanente y lo único que se quiere es regresar.

Se va con sus propios medios, sin la oportunidad de volver a entrevistarse con el gobernador Angel Aguirre Rivero, pues asegura que el sobrino de este, Ernesto Aguirre obstruyó la posibilidad de que le otorgara una audiencia.

Bajan secuestros, repuntan extorsión y cobro de piso

El profesor Pioquinto Damián reconoció que a partir de que la Policía Federal asumió el control de la ciudad, el delito de secuestro bajó de manera importante, pero en contraparte se disparó el cobro de piso y la extorsión.

En los negocios del centro y del mercado Baltasar R. Leyva Mancilla, dijo que la situación es muy complicada, pues los delincuentes encontraron la manera de burlar la vigilancia policíaca y llegan a los establecimientos portando armas de fuego.

En cuanto a las extorsiones la incidencia también es muy alta, los operadores de la delincuencia llegan hasta el domicilio de la víctima y cobran las cantidades de dinero que negocian previamente por teléfono.

"A muchos propietarios de vehículos los obligan a endosarles las facturas de sus unidades, no pueden denunciar el robo para recuperarlos por medio del seguro porque están amenazados de muerte", refirió.

Carta de impunidad

Como hasta el momento la investigación relacionada con el atentado del 28 de enero no alcanza ningún autor intelectual, el empresario optó por

retirarse y con la distancia tratar de ponerse a salvo.

Reconoció que Julio César Guzmán Camacho, alias "El Guzmán", es uno de los pistoleros que intervinieron en el atentado del 28 de enero, pero insistió en que él solo fue uno de los ejecutores del plan que se diseñó con anticipación.

Dijo que días antes del atentado, el "Guzmán" fue visto en un restaurante del puerto de Acapulco con Ricardo Moreno Arcos, quien le entregó una caja repleta de dinero, mismo que sería el pago por el operativo que se montó en su contra.

Bajo dicha circunstancia, reiteró que para él, los cerebros de la agresión en su contra fueron Ricardo Moreno, subdelegado de Desarrollo Social y el alcalde Mario Moreno Arcos, a quienes la Procuraduría de Justicia se niega a investigar.

"Al no iniciar les una indagatoria la procuraduría les extendió una carta de impunidad y yo no tengo garantías, llevo 45 días preso en mi propia casa y estoy abrumado, sólo he salido un par de veces y ha sido sólo por 20 minutos; no puedo seguir así".