Encuentran muerto a sacristán en Puebla

El cuerpo de Rubén Martínez, de 65 años, fue encontrado en la capilla de la parroquia de San Gabriel Chilac. 

Chilac

Maniatado y con tres heridas en el cráneo hechas con un machete, fue encontrado el cuerpo de Rubén Martínez Rosales de 65 años de edad, quien se desempeñaba como sacristán de la parroquia de esta población y vigilante en la capilla de Guadalupe. 

La Policía Municipal de San Gabriel Chilac informó que ayer por la tarde recibieron una llamada de auxilio de vecinos que radican cerca de la capilla localizada en la colonia Vista Hermosa, para avisar que en el interior de este recinto había una persona muerta.

El cuerpo del hombre que se dedicaba a cuidar el lugar, estaba maniatado con cinta canela, presentaba golpes en varias partes, en la cabeza presentaba una tres heridas producidas por machete; al hacer una revisión de la capilla encontraron que los delincuentes trataron de llevarse algunas piezas de oro que tenían algunas imágenes, así como unas alcancías, las cuales dejaron abandonadas.

Los habitantes de este lugar en un número aproximado de 300 se concentraron en ese lugar para mostrar su indignación por el crimen y demandaron de nueva cuenta al presidente municipal David Martínez Rosas aumente  la vigilancia para detener la inseguridad que existe en el municipio, petición que dijeron le hicieron el pasado fin de semana y  no fue atendida por él, fue su esposa quien recibió a los inconformes.

A la capilla llegó el párroco de este lugar Rosendo Agama Vigil quien dijo en entrevista que se enteró de este hecho al escucharlo por la radio local que daba parte de este suceso, señaló que el occiso llevaba más de 20 años de estar desempeñándose como sacristán de la parroquia y en el día visitaba la capilla para evitar algún daño.

Por su parte el regidor de Gobernación, Cesar Francisco González Ortega, informó  a los inconformes que dos personas que fueron detenidas por la policía municipal al estar como presuntas responsables de este hecho, ellos fueron entregados a las autoridades ministeriales que se congregaron en esta población, al conocer esta versión las personas ahí reunidas le exigieron que los presentaran para lincharlos.

Después del diálogo que se dio con las autoridades reunidas en el lugar donde ocurrió este asesinato y una vez que se hizo el levantamiento del cadáver, alrededor de las 21 horas los inconformes se comenzaron a retirar del sitio.