Cae en SLP instructor que mató a seis mujeres

El sujeto, quien daba clases de zumba y karate en un gimnasio propio, confesó que a sus víctimas también las violó y las arrojó a un cañaveral; hasta ahora faltan dos cadáveres por recuperar.
Filiberto Hernández Martínez fue aprehendido en el municipio de Tamuín.
Filiberto Hernández Martínez fue aprehendido en el municipio de Tamuín. (Notimex)

Ciudad Valles

La Procuraduría General de Justicia de San Luis Potosí y la Dirección del Sistema Alerta Amber informaron de la detención de Filiberto Hernández Martínez, de 43 años, presunto violador y homicida de seis mujeres, cinco de ellas menores de edad.

De acuerdo con la investigación, el individuo es originario de Estación Velasco, en el municipio de Ébano, y actualmente era propietario en Tamuín de un gimnasio, donde se desempeñaba como instructor de zumba y karate.

En su declaración ministerial, Hernández Martínez mencionó que fue subteniente del Colegio del Aire especializado en mantenimiento de aeronaves, trabajo que realizó en Coahuila y Chihuahua.

Las autoridades precisaron que alrededor de las 18 horas del jueves pasado arrestaron al sujeto, quien llevaba una navaja, a fin de presentarlo a declarar en torno a los feminicidios.

El instructor confesó que cometió violaciones y asesinatos de mujeres en Tamuín desde 2010, cuando las autoridades sospechaban que los casos estaban ligados a la delincuencia organizada o a una banda de robachicos.

Dijo que arrojaba los cadáveres en un lugar cercano a la comunidad La Puntilla, en un cañaveral;  que siempre actuó solo y en “sus cinco sentidos”, es decir, sin haber estado drogado o alcoholizado.

Hasta ahora faltan por recuperar los cuerpos de dos víctimas, una de ellas hija de policías.

Durante los años recientes en la Huasteca Potosina hubo psicosis por la desaparición de varias niñas y jovencitas en Tamuín.

El último reporte fue el de Eliehoenai Chávez Rivera, de 32 años, quien desapareció el 6 de mayo pasado al salir de la empacadora Ensacar, donde trabajaba.

Otro caso es el de Dulce Jimena Reyes Rodríguez, de 9 años, a quien se le vio por última vez el 11 de abril anterior.

A mediados de junio de 2011, días después de haber sido reportada su desaparición, fue encontrado el cuerpo de Adriana Martínez Campuzano, en un predio del ejido La Primavera. Tenía 13 años y la última vez que se supo de ella fue al salir de la secundaria.

“A ella me la llevé a la fuerza a mi casa, la violé, la estrangulé y después la aventé en ese camino comunal”, refirió el inculpado.

Las investigaciones siguen para encontrar los cuerpos de las menores Rosa María Sánchez González, desaparecida el 29 de octubre de 2010, e Itzel Romany Castillo Torres, de 12 años, quien desapareció el 24 de enero de 2013. Su mamá es policía estatal, antes estuvo en la corporación de Tamuín, y su papá es agente ministerial.

El subprocurador de Justicia en la Huasteca Norte, Ricardo Eduardo Escobedo Martínez, advirtió que será difícil encontrar los restos de estas dos menores, por el tiempo que ha transcurrido y porque desde entonces ha habido inundaciones e incendios en el perímetro donde presuntamente están sepultadas.

“Se pudieron haber quitado los indicios, porque uno de esos casos ocurrió desde 2010”, indicó.

Dijo que por ahora no se pueden dar a conocer más detalles que son medios de prueba sensibles para las averiguaciones.

Agregó que aparte de las pruebas que ya se hicieron, se requerirá hacer exámenes más científicos para confirmar la identificación de las víctimas, y se someterá a una evaluación psicológica a Hernández Martínez, pese a la confesión de éste.

Hasta la mañana de este sábado solo se habían entregado los restos de Eliehoenai y el detenido se encontraba aún en proceso de declaración en la mesa 2 de la misma subprocuraduría.