• Regístrate
Estás leyendo: Arzobispo evade hablar de matrimonio igualitario
Comparte esta noticia
Sábado , 23.06.2018 / 19:13 Hoy

Arzobispo evade hablar de matrimonio igualitario

Monseñor evitó nuevamente opinar del tema y señaló que el próximo domingo hablaría sobre esto. 

Publicidad
Publicidad

Syndy García

El arzobispo de Monterrey, Rogelio Cabrera López, evadió este domingo dar opinión sobre el matrimonio igualitario.

Al término de la misa de la mañana en la Catedral de Monterrey, se trató de cuestionar a Cabrera López sobre la manifestación de este sábado, de quienes se pronuncian en contra de la unión entre personas del mismo sexo, pero evadió contestar preguntas.

"No, ya no", contestó ante la insistencia de una nueva pregunta. Momentos después, se le dijo que se trataba sobre el matrimonio igualitario pero evitó nuevamente opinar del tema y señaló que el próximo domingo hablaría sobre esto.

Monseñor se limitó en la rueda de prensa a hablar sobre una peregrinación de cinco mil personas que se realizó a la Basílica de Guadalupe y envió saludos para quienes se encuentran en las cárceles, al ser el Día de Maximiliano María Kolbe, quien es el santo patrono de los prisioneros.

Durante el Evangelio de este domingo, Cabrera López manifestó que Cristo busca con el fuego purificar a la humanidad.

"Cristo no quiere que las cosas estén como están, siempre busca, como el fuego, purificar a la humanidad, como el fuego, iluminar las mentes de la gente y como el fuego también encender los corazones", comentó.

En el mensaje que tuvo una duración de aproximadamente 20 minutos, el arzobispo de Monterrey añadió que Cristo es un profeta que además produce contradicción.

"Hermanas y hermanos, Cristo es un profeta que produce contradicción, que sufre las consecuencias de su palabra", dijo.

Además, Cabrera López añadió que Cristo quiere una división que busca el bien de las personas.

"Él ha venido a traer fuego a la tierra y quiere que arda, quiere que haya una división, pero la división de que produce el bien de las personas, hermanas y hermanos, Cristo quiere a nuestras familias, pero que nuestras familias vivan en la verdad y en la caridad, Cristo produce esta división que sana, que purifica.

"Pidamos al Señor por nuestras familias, que no sigan engañadas, que no singan envueltas en la ira y rencor, que Cristo venga a purificar", refirió.

PZVB

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.