A dos años, la justicia no llega al caso Ayotzinapa: SERAPAZ

El director de Servicios y Asesoría para la Paz, Miguel Álvarez Gándara, dijo que la CNDH debe actualizar la recomendación, porque aún no está concluido el caso para corregir lo que se necesite.

Chilpancingo

El director de Servicios y Asesoría para la Paz, Miguel Álvarez Gándara sostuvo que a dos años de distancia la justicia no llega al caso Ayotzinapa, pues a las familias de las víctimas no se les cumplen los cuatro derechos humanos fundamentales.

Alvarez Gándara acudió a un evento convocado por la sociedad de alumnos Ricardo Flores Magón de Ayotzinapa, en el que también participaron los directivos del Centro de Derechos Humanos de la Montaña (CDHM) Abel Barrera Hernández y Vidulfo Rosales Sierra.

El director de SERAPAZ recordó que en los momentos más álgidos de la confrontación, la Normal Rural y el gobierno de Guerrero acordaron la integración de una Comisión Civil de Interlocución, que se dio a la tarea de reinstalar el diálogo roto a consecuencia del desalojo en la Autopista del Sol.

La Comisión instaló dos mesas de trabajo; una relacionada con el desahogo de la agenda educativa, la otra enfocada a seguir el reclamo de justicia.

Es en la segunda parte en la que Álvarez se detuvo para plantear: "Somos testigos de que a dos años, no hay todavía un cumplimiento cabal de la justicia; yo quisiera anotar que los cuatro derechos humanos básicos tienen aquí un reto vigente".

Explicó que el primer reto es el de tener acceso a la verdad, pues hasta el momento no se sabe que pasó el 12 de diciembre de 2011: "No sabemos que fuerzas actuaron ni quienes son los responsables institucionales y operativos del asunto".

El segundo derecho humano no cumplido en el asunto es el acceso a la justicia, lo que pasa no solo por el castigo a los perpetradores, sino también en la justicia para las víctimas.

En tercer lugar mencionó el derecho a la reparación del daño, que en este compete a las familias y en la que reconoció que sí hay avances, pero no profundizó en los detalles.

Como cuarto derecho anotó la no repetición de un suceso, lo que pasa por el establecimiento de medidas, programas, ajustes institucionales para que no suceda algo similar y de esa manera la impunidad no prevalezca.

Por eso indicó: "La verdad es que nos toca ser testigos de que el segundo aniversario se da en el contexto de una diversificación de asesinatos, los que se cometen contra dirigentes sociales, campesinos y populares en diferentes partes de la entidad , situación que en realidad preocupan mucho".

Consideró correcto que los estudiantes de la Normal Rural reclamen justicia en los crímenes de luchadores sociales, ya que dichos sucesos generan mucha tensión.

Con base al hecho de que hasta el momento no hay justicia en el asunto, consideró pertinente que la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) reconozca que en el expediente de Ayotzinapa hay un trabajo no concluido, por lo que debe actualizar la recomendación para corregir lo que se necesite.