Maestros y normalistas marchan en Autopista del Sol

En el 40 aniversario de la muerte de Lucio Cabañas, normalistas de Ayotzinapa, maestros de la CETEG y padres de los 43 jóvenes desaparecidos avanzan sobre los dos carriles que van a Acapulco.

Chilpancingo

Estudiantes de la Normal Rural de Ayotzinapa, maestros de la Coordinadora Estatal de Trabajadores de la Educación de Guerrero (CETGE) y policías comunitarios marchan en Chilpancingo para conmemoran los 40 años de la muerte del líder guerrillero Lucio Cabañas Barrientos.

La marcha, con la que también se exige la presentación con vida de los 43 alumnos desaparecidos en Iguala, comenzó a las 11:30 horas en la estatua del Caballito, en la parte sur de la ciudad, hacia la Autopista del Sol, y avanza sobre dos de sus cuatro carriles, en dirección norte-sur.

Varios automovilistas que iban hacia Acapulco quedaron varados.

Al frente del contingente van padres de los 43 alumnos de Ayotzinapa desaparecidos desde el 26 de septiembre.

Durante la marcha, los maestros y normalistas se manifestaron frente a la 35 Zona Militar. Ahí reclamaron al personal castrense que no haya frenado el ataque de policías municipales contra estudiantes de la Normal Rural de Ayotzinapa en Iguala, la noche del 26 de septiembre.

Gritaron consignas a favor de la presentación con vida de los 43 jóvenes desaparecidos y reprocharon que el personal del 27 batallón de infantería, destacamentado en Iguala, no haya hecho nada para detener las agresiones contra los normalistas.

Soldados de la 35 Zona Militar formaron una valla para evitar la incursión de los manifestantes al cuartel. Maestros y estudiantes exigieron que salieran los mandos para fijar una postura por los ataques de Iguala.

Los soldados dijeron que darían parte a sus mandos, pero pidieron que se guardara la calma porque cientos de menores salían de la escuela primaria en la escuela Niño Artillero, ubicada en esa zona.

Los profesores hicieron caso a la petición y se replegaron para no afectar a los niños, aunque desde la carretera continuaron lanzando consignas contra la milicia.