No los odio, "amo a los homosexuales": obispo

Francisco Javier Chavolla obispo de Toluca, insistió en defender el matrimonio entre hombre y mujer a pesar de que fue denunciado ante el Conapred por utilizar un discurso homofóbico.
Javier Chavolla Ramos externó su preocupación por lo que llamó un ataque al núcleo de la familia.
Javier Chavolla Ramos externó su preocupación por lo que llamó un ataque al núcleo de la familia. (Tania Contreras)

México

El obispo de Toluca, Estado de México, Francisco Javier Chavolla, afirmó que no ha ofendido a ningún homosexual públicamente, “desde el púlpito mi mensaje ha sido que los amo y los quiero acompañar para promover su respeto, su dignidad. ¡A nadie, a nadie he ofendido!”, y advirtió que pedirá su derecho de réplica si fue denunciado.

El pasado lunes integrantes de la comunidad lésbico-gay de Toluca dieron a conocer que denunciaron al obispo ante el Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación por utilizar un discurso homofóbico.

Para el jerarca católico, las organizaciones tiene derecho a denunciar, pero “también el deber de comprobar” y por eso no le preocupa la polémica, ya que “en realidad solo promuevo la verdad.

“He hecho declaraciones para defender a la familia, relacionadas con la iniciativa del Presidente, quien quiere legalizar el matrimonio igualitario”, señaló.

Como hombre de iglesia, dijo que defiende el matrimonio entre hombre y mujer, que lógicamente cimienta la familia; “el matrimonio natural es lo que precisamente protegemos. No he herido a ninguna persona, no critico al Presidente ni al gobernador, ni a las cámaras legislativas, menos a los mismos homosexuales”.

Chavolla puntualizó que está contra el error, la falsedad y todos aquellos que quieran ir contra la naturaleza, por lo que la iniciativa de ley propuesta por el Ejecutivo federal es una imposición.

Castigo, pide ALDF

La presidenta de la Comisión de Juventud y Deporte de la Asamblea, Beatriz Olivares, presentó un punto de acuerdo para exhortar al titular de la Secretaría de Gobernación a que instruya a la Subsecretaría de Población, Migración y Asuntos Religiosos a iniciar un procedimiento de oficio y sancionador contra todas las asociaciones religiosas que, con esa calidad, se hayan manifestado de manera despectiva y diacriminatoria contra el matrimonio igualitario.