Menor amarrado en Veracruz queda bajo cuidado del DIF

El secretario de Salud del estado, Juan Antonio Nemi, dijo que colaboran para realizar los exámenes psicológicos necesarios a los cuatro menores y sus padres.
El caso de Pablo fue dado a conocer a través de las redes sociales.
El caso de Pablo fue dado a conocer a través de las redes sociales. (Especial)

Veracruz

La Procuraduría de la Defensa del Menor informó que el niño Pablo “N”, quien a través de las redes sociales se dio a conocer que era amarrado por su padre a los barrotes de una ventana, se encuentra bajo el resguardo del DIF estatal junto con sus hermanos.

La procuradora, Adelina Trujillo Landa, dijo que desconoce el paradero de los padres de los menores, los cuales, según las redes sociales ya se dieron a la fuga.

Recordó que la Procuraduría General de Justicia del Estado inició una averiguación previa por maltrato a un menor, por lo que ya se investiga la situación de los padres y será el Ministerio Público quien determine si hay o no sanciones.

Por lo pronto, dijo, se va hacer una valoración con otros familiares para saber quién es apto psicológicamente para que se haga cargo de los niños de 13, 10, 4 y 2 años.

"Eso es lo primero que se busca reintegrarlos con algún familiar que sea apto psicológica y socioeconómicamente, y por supuesto, que nos lo indique la agencia del Ministerio Público que es quien integra la investigación".

En cuanto se determine si se consigna el expediente a un juez, se conocerá de la situación legal de los padres y con quién se quedarán finalmente los menores.

El caso de Pablo se dio a conocer hace unos días través de las redes sociales, de hecho, un vecino denunció que los menores eran amarrados a la ventana cuando se portaban mal o los padres tenían que salir.

De debe analizar antes de linchar: Salud del estado

Luego de considerar que hay que evaluar bien el nivel del daño que está causando al menor la forma que tiene el padre de disciplinarlo  atándolo a una ventana, y conocer las causas, si es un acto doloso o no, el secretario de Salud, Juan Antonio Nemi Dib expresó que en el caso del niño Pablo, quien en redes sociales fuera exhibido amarrado a la ventana de su casa, debe analizarse a fondo si conviene mantener al pequeño en su entorno familiar o separarlo definitivamente.

No se trata de una decisión sencilla y hay que ser moderados en el juicio hacia los padres, antes de lincharlos, porque no es un asunto fácil decir ahora le voy a quitar al niño, hay que ver el interés superior del menor. Antes de pensar en sancionar al papá o la mamá, la pregunta es qué le conviene al pequeño.

En entrevista,  el ex director del DIF estatal señaló que la Secretaria de Salud colabora con el sistema DIF cuando a veces pide peritaje de algún asunto de salud mental y atención médica a las víctimas, como pudiera ser en este caso ocurrido en Xalapa en el que el señor Damián Rojano amarró a las protecciones de la ventana de su casa a uno de sus cuatro hijos, mismos que se encuentran ya a resguardo del DiF Estatal.
Admitió que la presión de las redes sociales por lo que consideran un caso de maltrato infantil es grande.

El linchamiento mediático, la presión es fuerte, "y hasta yo mismo he sido víctima de eso", señala el funcionario quien agrega que un caso se magnifica cuando cae en redes sociales, al grado que ven peor el hecho de un niño amarrado, que el daño que pueda sufrir un menor que debe mendigar o prostituirse.

El caso específico del pequeño de 7 años de Xalapa ya la Procuraduría de la Defensa del Menor y la Procuraduría General de Justicia están haciendo su trabajo.

Recalcó que no se trata de una decisión sencilla, porque a lo mejor el papá  es un individuo que así creció, que piensa que está haciendo lo correcto porque así creció, tal vez sea alguien sin formación, que piensa que ese tipo de disciplina no es mala porque él la recibió.

"Hay que ser moderado en el juicio antes de lincharlo porque no es un asunto sencillo de decir ahora se lo voy a quitar; hay que ver el interés superior del niño" insistió.