• Regístrate
Estás leyendo: Alzheimer, degenerativo, progresivo e irreversible
Comparte esta noticia
Sábado , 22.09.2018 / 10:41 Hoy

Alzheimer, degenerativo, progresivo e irreversible

Es un mal degenerativo e irreversible que deteriora la memoria, el pensamiento y la conducta, asegura experta de la UNAM.

Publicidad
Publicidad

No tiene cura a pesar de los fármacos. El Alzheimer es considerado como un problema de salud pública, fundamentalmente en adultos mayores, quienes enfrentan este padecimiento con mayor prevalencia en el género femenino, indicó Rosalinda Guevara Guzmán, jefa del Laboratorio Sensorial de la Facultad de Medicina de la Universidad Nacional Autónoma de México de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

A futuro, esta patología, representará un desafío para los sistemas hospitalarios del país, pues se calcula que en el año 2050, uno de cada cuatro mexicanos tendrá más de 60 años y será susceptible a padecerla.

El mal es degenerativo, progresivo e irreversible, al deteriorar la memoria, el pensamiento y la conducta, explicó. Inicialmente, el primer síntoma es la pérdida de la función olfatoria, etapa que constituye una ventana de oportunidad para detectarla y así ofrecer calidad de vida a los pacientes.

La familia no sabe identificarla y los enfermos menos, pues con frecuencia se cree que este menoscabo es un signo de vejez, explicó. Si en los estudios se detecta que la capacidad está disminuida, de inmediato se recomienda un plan de actividades para ofrecer al adulto mayor un ambiente más sensorial, para estimular sus habilidades cognitivas.

Recomendó que los pacientes deben escribir, leer, escuchar música y convivir con su familia para evitar el aislamiento, que propicia el desarrollo de la enfermedad.

TE RECOMENDAMOS: Sector Salud está en orden: César Gómez Monge

Guevara Guzmán subrayó que constituye un problema de salud pública, pues afecta a los individuos y las familias. En el momento que las personas presentan las primeras alteraciones de memoria, un pariente debe dedicarse de tiempo completo a cuidarlo.

La sociedad mexicana requiere más información para hacer frente a esta enfermedad, indicó.

"Hemos visto que cuando una persona está en estado avanzado de demencia, o ya tiene la enfermedad de Alzheimer, su memoria olfativa falla y ya no se puede hacer nada para solucionarlo", dijo.

Una de las razones por las que un anciano deja de comer es que, al cambiar sus umbrales olfatorios y gustativos, no huele ni encuentra sabor a los alimentos, lo que deriva en problemas de desnutrición.Muchas veces, con un recuerdo nebuloso, el sistema nervioso busca vías alternas para recuperar esa información almacenada.

KVS

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.