• Regístrate
Estás leyendo: Alumnos del IPN vuelven a clases en medio de edificios dañados en Xochimilco
Comparte esta noticia
Domingo , 27.05.2018 / 03:02 Hoy

Alumnos del IPN vuelven a clases en medio de edificios dañados en Xochimilco

Sólo 2 de los 6 edificios que conforman la ESCA Tepepan fueron declarados seguros, pese a eso, a pocos metros se instalaron aulas prefabricadas donde desde esta semana se imparten clases.

1 / 6
Publicidad
Publicidad

Mariana R. Fomperosa

A poco más de 1.20 kilómetros del Tecnológico de Monterrey Campus Ciudad de México, uno de los puntos más afectados al sur de la ciudad por el sismo del 19 de septiembre, está la Escuela Superior de Comercio y Administración (ESCA) Tepepan del Instituto Politécnico Nacional (IPN) y cuyo plantel, a casi dos meses del suceso y pese a haberse declarado que sólo dos de sus seis edificios son habitables, esta semana reanudaron clases en aulas prefabricadas instaladas a unos metros de edificios a punto del colapso.

A un costado del gimnasio y frente a la cafetería, edificios que no resultaron dañados, se colocaron 46 aulas prefabricadas que ayudarán a una comunidad de aproximadamente 5 mil alumnos a reanudar sus clases bajo un ambiente de incertidumbre, explicó a MILENIO el profesor César Iglesias, docente de la ESCA Tepepan y vocal del Comité para la Reconstrucción y Reparación del IPN.

TE RECOMENDAMOS: El ‘Tec’ demolerá 70% de su campus en la capital

[El edificio que se ve al fondo es el "B" y a unos pasos, sobre el estacionamiento para alumnos, se instalaron aulas. Foto: Mariana R. Fomperosa]

"Cuando nos informaron que ahí las pondrían, dijimos que teníamos entendido que en caso de cualquier sismo, según indicaciones de Protección Civil, nosotros tenemos que llegar a la explanada, por lo que tenemos que saber si Protección Civil considera esta forma viable o no", dijo.

[El mapa de donde se instalaron las aulas prefabricadas. Foto: Especial]

¿Qué sucedió en la ESCA Tepepan?

Luego del sismo magnitud 7.1 del 19 de septiembre y después de diferentes dictámenes por parte de distintos Directores Responsable de Obras (DRO), dos de los tres edificios, el B y el C, de aulas fueron declarados en riesgo, mientras que el edificio de gobierno, en donde está la dirección general, así como el edificio A fueron catalogados como en resguardo y sin uso, según el dictamen presentado el 27 de octubre. Todos tenían más de 43 años de haber sido construidos y sólo habían recibido un reforzamiento en la década de los 80.

[Las aulas prefabricadas fueron coladas a unos metros de los edificios en riesgo. Foto: Mariana R. Fomperosa]

Al interior del edificio C, la edificación más perjudicada, varios muros divisorios colapsaron, las escaleras resultaron dañadas y las columnas en el exterior mostraban señas de afectaciones, como se puede observar en el dictamen presentado el 9 de octubre. Pese a esto, un informe del 3 de noviembre que señaló inclinaciones notorias en edificios y grietas o movimientos del suelo, declaró a la institución como una edificación de bajo riesgo, lo cual permitió que los alumnos, docentes y administrativos regresaran al conjunto ubicado en Periferico Sur, aún cuando en el mismo documento se señala que de haberse observado dichas afectaciones, se tendría que catalogar como una edificación insegura o de alto riesgo.

[Una de las imágenes de las escaleras del edifcio "C" incluída en los dictámenes. Foto: Especial]

"El primer dictamen determinó que los edificios no eran habitables. Se cerró la ESCA y ya no se podía pasar. Después hicieron uno ampliado, y se determinó que el gimnasio y la cafetería estaban en condiciones de ser usados. Eso es lo que tenemos. Lo que nos han explicado es que faltan otros dos estudios más ampliados", dijo el profesor Iglesias.

La incertidumbre de volver a clases

Diez días después del 19 de septiembre, los alumnos y profesores por fin obtuvieron información sobre el ciclo escolar: se ampliaría dos semanas y las clases continuarían valiéndose de recursos en línea, pues las instalaciones de la ESCA seguían cerradas.

Todo, según un mensaje de la directora del plantel, Silvia Galicia, publicado en la página de Facebook de la institución, se estableció en reuniones con presidentes de academia "con la finalidad de establecer estrategias para continuar con la vida académica. Todo esto lo hacemos por ustedes", se le escucha decir en el video de no más de dos minutos.

"Es real que los chicos necesitan clases, salones y volver a ellos porque no están inscritos en la modalidad eventual, sino en la modalidad presencial. Ahí es donde nosotros tenemos que garantizarles que eso se lleve a cabo. Y tampoco se puede hacer en un edificio que se va a colapsar", dijo el profesor César Iglesias.

TE RECOMENDAMOS: En Xochimilco "las casas se siguen cayendo"

[El director del IPN, Enrique Fernández Fassnacht, visitó las instalaciones. Foto: Enrique Fernández Fassnacht]

Y aunque ya van varias semanas en las que los alumnos y profesores continúan con sus clases a través de plataformas en línea, el regreso seguía siendo un rumor hasta hace algunos días.

Durante la primera semana de noviembre, comenzó a circular en la página de Facebook de la ESCA un comunicado que aseguraba que las clases comenzaban el lunes 6 de noviembre; sin embargo, de acuerdo con un profesor que prefirió mantener su anonimato, ese día se realizaría únicamente una reunión con los presidentes de academia, la subdirección académica y la jefatura, tal y como se le informó a los docentes a través de un grupo de WhatsApp.

El profesor aseguró a MILENIO que toda la comunicación fue a través de Facebook y grupos en la aplicación de mensajería. Además, dijo que durante todo el periodo en el que la escuela estuvo cerrada, jamás recibieron un correo institucional informándoles de los avances o planes de acción.

[Uno de los chats en donde se informa a los profesores cuándo se reaunidarán las clases. Foto: Especial]

"La dirección de la ESCA Tepepan ha tenido un manejo bastante negativo de cómo informar a la comunidad. Eso ha generado confusiones al interior de la propia comunidad que se queja de que no existe información.

"No están brindado la seguridad correspondiente. Entonces tienes una dirección que no comunica o informa de manera concreta y real a sus compañeros, lo que lleva a confusiones", aseguró César Iglesias.

Y es que pese a tener destinadO un sitio web especialmente para las labores de reconstrucción, todas las actualizaciones sobre dictámenes e informes a la comunidad como la instalación de aulas o, incluso, el aviso de regreso a clases, se ha hecho a través de la página de Facebook o grupos de WhatsApp.

[Las columnas del pasillo techado que está a un costado de la cafetería, están cubiertas con cordón de peligro. Foto: Mariana R. Fomperosa]

De acuerdo con lo informado, cada "unidad académica" o materia tendrá una sesión por semana "dentro de algún horario de clase definido en el semestre". MILENIO trató de comunicarse con la administración para obtener más información; sin embargo, no obtuvo respuesta.

"Ellos publican en la página de internet, pero por más que comuniques por internet, lo que necesita la gente es la seguridad que puedas transmitir en persona", dijo el profesor Iglesias.

¿Qué sigue?

De acuerdo con el sitio oficial del IPN, el instituto cuenta con un póliza contra terremotos que asciende a los mil 900 millones de pesos. Además, se contará con los fondos de diferentes órganos del mismo Politécnico como el Fondo de Investigación Científica y Desarrollo Tecnológico del Instituto, el Patronato de Obras e Instalaciones (POI) y la Comisión de Operación y Fomento de Actividades Académicas (COFAA).

[Fotos del interior y exterior del edificio "C" incluídas en uno de los dictámenes. Foto: Especial]

Según el comunicado, los fondos que recaudó la Fundación Politécnico A. C deberán ser reintegrados, pues "hasta el momento los recursos con los que cuenta el Politécnico para la reconstrucción y reparación de daños, emanan únicamente de lo expuesto en los párrafos anteriores y en ningún momento se han requerido de donativos de la propia comunidad".

Sin embargo, la reconstrucción de la ESCA Tepepan supondría un riesgo para la comunidad estudiantil y administrativa, pues a unos cuantos pasos de las aulas en donde toman clases, los edificios, aún con los daños visibles, corren el riesgo de derrumbarse.

[Así está el interior de los baños del edificio de gobierno, a los cuales los alumnos tienen que ir. Foto: Mariana R. Fomperosa ]

mrf

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.