Huracán ‘Odila’ toca tierra; avanza a La Paz

La alerta prevalece por efectos del huracán desde Punta Abreojos, hasta Santa Rosalía, Baja California Sur.
Huracán Odila
(Especial)

Ciudad de México

La Comisión Nacional del Agua informa que a las 04:00 horas, tiempo del centro de México, el huracán Odila, categoría III en la escala Saffir-Simpson, se ubicó a 50 kilómetros al sur-suroeste de La Paz, y a 105 km al nor-noroeste de Cabo San Lucas, Baja California Sur; registra vientos máximos sostenidos de 185 km/hr, rachas de hasta 220 km/hr y se desplaza a 26 km/hr hacia el nor-noroeste.

Debido a las condiciones del ciclón, se mantiene la alerta por efectos de huracán desde Punta Abreojos, hasta Santa Rosalía, Baja California Sur. Además, se establecieron zonas de alerta por tormenta tropical desde San José de las Palomas, Baja California, hasta Punta Abreojos, Baja California Sur, en la costa occidental; asimismo, desde Santa Rosalía, Baja California Sur, hasta Bahía de Los Ángeles, Baja California, en la costa oriental, y desde Puerto Libertad, Sonora, hasta Altata, Sinaloa.

Odila favorecerá lluvias torrenciales (de 150 a 250 milímetros) en Baja California Sur; intensas (de 75 a 150 mm) en Sinaloa; muy fuertes (50 a 75 mm) en Baja California, Sonora, Nayarit, Jalisco, Colima y Durango, así como fuertes (de 25 a 50 mm) en Chihuahua y Michoacán.

En el sur de la Península de Baja California se prevén vientos de huracán superiores a 120 km/hr y oleaje de 3 a 8 metros de altura, mientras que en Sinaloa y Nayarit los vientos serán de 65 km/hr y el oleaje oscilará entre los 2 y 4 metros de altura. Se recomienda a la navegación marítima en las inmediaciones del sistema, extremar precauciones.

Por otra parte, en el Golfo de Tehuantepec, la zona de inestabilidad generada por una baja presión, muestra 40% de probabilidad de desarrollo ciclónico en el pronóstico a 48 horas; en la madrugada de hoy se localizó a 485 km/hr al sur-suroeste de Tapachula, Chiapas, con vientos sostenidos de 35 km/hr, rachas de 45 km/hr y movimiento lento al oeste-noroeste.

Debido a que las lluvias constantes reblandecen el suelo, podrían ocurrir deslaves, deslizamientos de laderas, desbordamientos de ríos y arroyos, afectaciones en caminos y tramos carreteros, inundaciones en zonas bajas y saturación de drenajes en zonas urbanas. Por ello, se exhorta a la población a extremar precauciones y mantenerse atenta a los llamados de Protección Civil y autoridades estatales y municipales.