Funcionarios abandonan alcaldía de Emiliano Zapata en Morelos

Luego de que el presidente municipal fuera separado de su cargo, su equipo de trabajo no se ha presentado en el lugar, solo los empleados de base.
Los pasillos del palacio municipal lucen vacíos.
Los pasillos del palacio municipal lucen vacíos. (David Monroy)

Cuernavaca

A 48 horas de la resolución judicial que separó del cargo al presidente municipal de Emiliano Zapata, Carlos Martínez Varela y a su tesorera, la determinación no ha sido notificada oficialmente, pero ello no ha sido necesario porque el Ayuntamiento fue abandonado por las principales autoridades, y sólo asisten trabajadores de base.

Durante un recorrido realizado por este medio, se pudo comprobar que el alcalde Martínez Varela no acude a su oficina desde el pasado lunes, pero tampoco asisten a sus labores el Síndico, Ignacio Caspeta Hernández ni el secretario del Ayuntamiento que tienen la obligación jurídica y administrativa de suplir al alcalde.

Lo mismo sucede con los regidores del PRI, PVEM, PRD, PAN y PAÑAL que también fueron buscados uno por uno para ser entrevistados. Ni sus colaboradores saben cuando van a acudir ni a donde localizarlos.

La mayoría de las oficinas muestran sus otras cerradas, y algunas secretarias de los a regidores indican que hay labores normales, pero desconocen si los concejales regresarán a trabajar. Tampoco hay citas, por el momento.

Versiones de asesores que pidieron no ser identificados aseguraron que la ausencia del alcalde, síndico, secretario y regidores es para evitar que la Suprema Corte de Justicia de la Nacional (SCJN) notifique legalmente al Ayuntamiento y al alcalde (a través de cualquiera de ellos) su destitución del cargo, y corran de inmediato los tiempos para el proceso de sustitución del edil perredista.

Martínez Varela y su tesorera, Liliana García Ortega fueron destituidos por evitar pagos a ciudadanos que se ampararon contra el cobro de impuestos mal aplicados. La SCJN determinó que once sentencias federales no fueron actuadas por las autoridades, por lo que no sólo ordenó su separación del cargo, sino también su inmediata consignación ante un juez federal como presuntos responsables del delito de desacato a una autoridad federal.

Entrevistado vía telefónica, el abogado del alcalde Martínez Varela y de la Tesorera, Liliana García Ortega, el penalista Cipriano Sotelo Salgado, aseguró que la notificación de la SCJN podría llegar hasta el Ayuntamiento o a manos de sus clientes hasta 15 días después de haberse tomado el acuerdo.