• Regístrate
Estás leyendo: Al son de clarines avanza procesión en Iztapalapa
Comparte esta noticia
Martes , 16.10.2018 / 07:32 Hoy

Al son de clarines avanza procesión en Iztapalapa

Actores de la 173 representación de la Pasión de Cristo, efectuada con motivo de la Semana Santa, recorren calles de los ocho barrios de esa demarcación.

Publicidad
Publicidad

Vecinos y turistas observan desde los costados de las calles el paso de los actores que participan en la 173 representación de la Pasión de Cristo en Iztapalapa, quienes avanzan al son de los clarines.

Ataviados con la vestimenta característica de los personajes que representan, los actores recorren calles de los ocho barrios de esta demarcación: Asunción, San Ignacio, Santa Bárbara, San Lucas, San Pablo, San Miguel, San Pedro y San José.

En la procesión se observa a un enjaulado Barrabás, personaje que representa Moisés Buendía y que es empujado por centuriones romanos, así como a la Virgen María, que encarna Bianibeeu Othadewi Madrid, seguida por las mujeres de pueblo y otros personajes que participan en la representación.

Ellos caminan ocho kilómetros por las calles Aztecas, Toltecas, 5 de Mayo, Ignacio Comonfort, Ayuntamiento, Hidalgo Monroy, Cobos, Artemio Alpizar, Concepción Álvarez, Vicente Guerrero, Miguel Hidalgo, Allende y Ayuntamiento, hasta llegar a la explanada de la Macroplaza Cuitláhuac.

Mientras tanto, Cristo, que es personificado por Ariel Rodrigo Estrella, permanece en la casa de los ensayos encerrado, luego de ser detenido anoche en el Huerto de los Olivos.

Verbena en la sede delegacional

En otros sitios, vecinos esperan el paso del viacrucis hacia el Cerro de la Estrella, hoy convertido en el Gólgota.

La Macroplaza ha comenzado a llenarse de gente que aguarda la procesión del Cristo desde “el calabozo”, que fue instalado en la casa de los ensayos, hasta este lugar.

Otros vecinos participan, a su vez, en la verbena que se instaló en las inmediaciones de la sede delegacional.

Como cada año, sobre la avenida Ermita se colocó la tradicional feria con juegos mecánicos que amenizan el lugar, principalmente al atardecer, y decenas de puestos de comida, frituras, elotes y espacios de venta de cazuelas de barro y juguetes mexicanos tradicionales.

En las casas de Iztapalapa, relataron las amas de casa, el viernes santo es familiar: se reúnen en un lugar con el propósito de presenciar la representación de la Pasión, buscar entre los participantes de la procesión a sus familiares, vecinos y amigos.

Chelita, quien recorría la calle Aldama, relató que preparó diferentes platillos y hoy espera a sus tres hijos y sus nietos; “ayer fuimos a misa y esperamos el paso del Cristo en el Santuario del Señor de la Cuevita. Traje mi manzanilla y panecitos”.

Para hoy, relató, comeremos “pescado capeado, huauzontle con queso, frijolitos, sopa de verduras, pollo empanizado, sopa fría y refrescos”, por lo que nadie cocinará, tenemos nuestras sillas listas en la parte de arriba de la casa para ver el paso del viacrucis.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.