Sin agua ni comida en la montaña de Oaxaca

Pobladores de San Francisco Caballua reportan daños en carreteras, cultivos y tienda comunitaria; aseguran que los víveres escasean y así estarán al menos una semana...

Oaxaca

La comunidad de San Francisco Caballua, perteneciente al municipio de San Antonino Monteverde, Oaxaca, permanece incomunicada, tras el deslave de un cerro a consecuencia de las lluvias que azotaron la región mixteca el sábado pasado.

Las autoridades municipales señalaron que a pesar de que ya hay maquinaria tratando de restablecer la comunicación vial, las carreteras tardarán hasta una semana en quedar listas, pues la tierra continúa suelta y la posibilidad de que en los próximos días siga lloviendo es latente.

Durante un recorrido por la zona afectada, el agente municipal de Tlaxiaco, Aureliano Santiago Cruz, aseguró que el desprendimiento de la tierra provocó que los caminos y puentes de la zona quedaran obstruidos y los vehículos aún no pueden entrar ni salir de la zona.

“Se taparon las seis coladeras con las que contábamos en el camino, las piedras se vinieron contra las casas y lo que más nos preocupa es que en caso de una emergencia no podemos pasar con la ambulancia a la clínica que se encuentra en la ciudad de Tlaxiaco”, puntualizó.

Detalló que el servicio de agua también resultó con afectaciones, ya que se rompieron los tanques de almacenamiento y la tubería que llevaba el líquido potable a las 600 personas que habitan en Caballua y que ahora beben de un arroyo y de los pozos cercanos.

Asimismo, dijo que el derrumbe destrozó las parcelas y granjas de animales de personas, dedicadas ciento por ciento al campo.

“La gente de aquí cultiva, principalmente maíz y frijol, no para venderlo, sino para comer a diario. Hay gente que perdió todo lo que tenía: tierras, borregos, chivos, vacas y burros, todo quedó enterrado”, señaló.

Santiago Cruz aseveró que las pérdidas materiales llegaron hasta la Escuela de Educación Inicial, la iglesia del pueblo y la tienda comunitaria, donde se mojó gran parte de los productos de la canasta básica, lo que dejó pérdidas de entre 15 mil y 20 mil pesos en especie.

“Un día antes los proveedores de Diconsa habían venido a dejar la mercancía y cuando yo abrí el local encontré todo revolcado. Se echó a perder todo, arroz, azúcar, sal, papel de baño, frutas y verduras. Estamos desesperados”, planteó Clara López, encargada de la cooperativa. Juana Cruz, encargada de la Escuela de Educación Inicial ,se mostró preocupada por la seguridad de los 32 alumnos que asisten a tomar clases, pues asegura que los fuertes vientos derribaron las láminas del techo y el material didáctico quedó destrozado.

Santiago Cruz recordó que al ver que Protección Civil no acudió a atender el desastre, una comisión solicitó apoyó de las dependencias estatales para reabrir caminos y surtir víveres. Sin embargo, solo acudió personal de Caminos y Aeropuertos de Oaxaca (CAO) y de Protección Civil del Instituto Estatal de Educación (IEEPO).

En entrevista con MILENIO, el director de Protección Civil y Bomberos de la Región Mixteca, José Antonio Ramírez, señaló que el reporte de lo ocurrido llegó hasta el domingo y no pudieron llegar porque no cuentan con los recursos para atender a la región mixteca.