Habitantes de Ajalpan causan destrozos palacio municipal

Los inconformes exigían la entrega de un presunto ladrón que entró a la capilla de la población. 

Ajalpan

Los cristales de unas 80 ventanas de la presidencia municipal de Ajalpa fueron  destrozados y equipo de cómputo dañado y saqueado, fue el saldo que dejo  la ira desbordada de unas dos mil personas que se reunieron  en la explanada del palacio para exigir a la policía les entregara a una persona que señalaron como responsable del robo en la capilla de Guadalupe y en el Santuario del Señor de Coculco.

El vocero de  la comuna, Joaquín Bolaños Cortés, informó que los daños fueron ocasionados por vándalos que se mezclaron entre los inconformes y aprovecharon el descontento para comenzar a apedrear  el palacio causando destrozos en los ventanales, además abrieron las puertas de varias oficinas de donde sustrajeron equipo de cómputo.

Ante la agresión elementos de la policía municipal el turno  que se encontraban en su oficina que se ubica en la planta baja del palacio  sobre la Calle Rafael Ávila Camacho, la  abandonaron ante el temor de ser agredidos.

Personal de la comuna informó que los daños al palacio municipal se dieron poco después de las ocho de la noche cuando la policía municipal traslado a los separos de la misma a una persona del sexo masculino al ser señalado como el presunto responsable del robo a esos dos recintos católicos.

Por la multitud y el enojo que había en la gente ahí reunida que exigía a la policía entregaran al detenido   para que lo lincharan, no se hizo el procedimiento de acuerdo al nuevo sistema penal acusatorio, por tanto el fiscal de Tehuacán a donde inicialmente fue remitido, no lo recibió, hasta en tanto no se siguiera el procedimiento, fue así como lo regresaron nuevamente a Ajalpan, mientras esto ocurría el juez de lo menor elaboró la documentación y de nueva cuenta lo canalizaron ante el ministerio público.

Por todo este movimiento que se dio, la gente ahí reunida se quedó con la idea que lo habían dejado libre , fue entonces cuando aprovechando que en la calle Rafael Ávila Camacho que está a un costado del palacio municipal había gran cantidad de piedras porque está en proceso de que se pavimente, de ahí comenzaron a recoger rocas que lanzaron a las puertas y ventanas del ayuntamiento.

Después de las 23;30 horas, un grupo de empleados de la comuna llegaron al inmueble y constataron los destrozos que causaron y la sustracción de equipo de cómputo y otros enceres de oficina.