Hay más adultos en Puebla que niños

El INEGI informó que en los últimos 20 años, el porcentaje de habitantes de 60 años pasó de 6.6 a 9.3 por ciento.
En Puebla  residen 6.1 millones de personas, cifra que lo coloca entre las cinco entidades con  más habitantes del país.
En Puebla residen 6.1 millones de personas, cifra que lo coloca entre las cinco entidades con más habitantes del país. (Cuartoscuro)

Puebla

En las últimas dos décadas,  Puebla ha reflejado cambios importantes en su estructura poblacional, luego que el porcentaje de habitantes de 60 años o más  pasó de  6.6 a 9.3 por ciento, mientras que la proporción de niños y jóvenes va en descenso.

En el marco del Día Mundial de la Población a celebrarse el próximo 11 de julio, el Instituto Nacional de Geografía y Estadística  dio a conocer la situación del bono demográfico en Puebla.

En ese sentido, se informó conforme a  datos del Consejo Nacional de Población, que en Puebla  residen 6.1 millones de personas, cifra que lo coloca entre las cinco entidades con  más habitantes del país.

Pero al igual que el resto del país, el  nivel de sobrevivencia en Puebla  aumentó en las últimas décadas a 74.5 años,  mientras que la tasa de  fecundidad se ubicó en   2.4 hijos por mujer, lo que marcó  un cambio en  la estructura piramidal.

De 1990 a  2013 la  proporción de niños menores de 15 años pasó  de 41.4 por ciento  a 30.6 por ciento;  en tanto que la de jóvenes  entre 15 a 29 años disminuyó  de 27.6 a 27.1 por ciento.

Por el contrario, el porcentaje de la población de 30 a 59 años aumentó de 24.4 a 33.1 por ciento, mientras que la de 60 y más años incrementó  de 6.6 a 9.3 por ciento.

En este panorama han influido  cambios importantes en  patrones de nupcialidad,  toda vez que  la tasa bruta de matrimonios descendió  en el periodo de 1993 a 2012  al pasar de 5.3 a 3.5 matrimonios por cada mil personas; en tanto que la tasa de divorcios  va en aumento.

“La reducción de la fecundidad se da en un contexto en el que la población aumentó su escolaridad media y la población femenina tuvo una mayor participación en la vida económica, social y política del país; al mismo tiempo, los programas de planificación familiar fueron un soporte importante para que la población planeara de mejor manera su vida sexual y reproductiva”.

Según las estimaciones del  CONAPO, el incremento relativo de las personas  de 60 y más años, aumentará hasta representar 10.8 por ciento  de la población total en 2020 y 13.7 por ciento  en 2030.

Ante este panorama, señalan especialistas, se requiere el diseño de  políticas públicas que mejoren la calidad de vida de la población que  transitará por esa  etapa de vida, toda vez que “el envejecimiento demográfico se convierte en un problema social cuando va acompañado de pobreza, enfermedad o  discapacidad”.

Y es que según  cifras del Coneval, el 61.0 por ciento de la población de  60 años o  más, padece pobreza multidimensional, y carece de los ingresos suficientes para adquirir  bienes y servicios que se adapten  sus necesidades.