Pobladores de Santa Rita Tlahuapan, Puebla, se manifiestan en la presidencia

Los inconformes retuvieron unidades de transporte público en demanda de mayor seguridad tras un accidente que dejó dos personas muertas.
Los pobladores retuvieron unidades del transporte público.
Los pobladores retuvieron unidades del transporte público. (Pedro Alonso)

Santa Rita Tlahuapan, Puebla

Pobladores se manifestaron frente a la presidencia municipal de Santa Rita Tlahuapan, para solicitar un mejor servicio de las unidades del transporte público, debido a las diversas anomalías con las que operan, situación que provocó dos muertos y dos heridos en la carretera Federal México-Puebla.

El accidente se registró sobre el kilómetro 57 de la carretera Federal México-Puebla, a la altura del puente El Emperador, por donde un vehículo tipo Tsuru con placas de circulación LRB-28-00 del estado de México fue impactado por una unidad de la ruta Pegaso, o mejor conocido como Los Verdes, con placas 49-HX-4 del Servicio Público Federal, cuyo chofer logró darse a la fuga tras el percance.

En el carro particular quedaron los cuerpos de Macario Vázquez Calixto y una menor; mientras que su esposa Estefani Vázquez de 40 años y otra niña resultaron lesionadas por lo que fueron trasladadas a un nosocomio de la ciudad de San Martín Texmelucan.

Por lo que, familiares de las víctimas solicitaron el apoyo de la comunidad para retener unidades con el fin de  presionar a la empresa Unicornio, para que entregue al chofer que se dio a la fuga, el cual según algunos testigos es un menor de edad, y se haga responsable de los gastos.

Unos doscientos pobladores se concentraron frente a la presidencia municipal quienes le solicitaron a las autoridades municipales pusiera orden en las dos rutas que prestan el servicio, debido a las malas condiciones de las unidades así como la atención que les dan los chóferes a los pasajeros.

En este sentido, el presidente municipal Joel Díaz, reconoció que existen unidades piratas, entre otras anomalías, por lo cual, explicó que ya se había sentado a dialogar con los concesionarios del transporte público, sin embargo, no había tenido una respuesta positiva.

Por lo cual, acudió a Controlaría del Estado para que fueran ellas como las responsables de revisar las unidades y las concesiones y con ello sancionaran quienes estuvieran fuera de la ley.