• Regístrate
Estás leyendo: Abandona la docencia para 'cuidar' abejas
Comparte esta noticia
Martes , 21.08.2018 / 19:49 Hoy

Abandona la docencia para 'cuidar' abejas

Juan Manuel Jiménez Lozano quedó fascinado con ellas y hace 20 años dejó su plaza para enfocarse de lleno a la producción apícola.


Publicidad
Publicidad

Luego de impartir clases especializadas de apicultura, Juan Manuel Jiménez Lozano quedó fascinado con las abejas y hace 20 años dejó su plaza como maestro para enfocarse de lleno a la producción apícola.

El impulso de seguir sus sueños y hacer lo que más le gustaba lo hizo cambiar de manera repentina de vocación, aunque permaneciera la incertidumbre económica. Para él es un placer trabajar con las abejas.

"Cuando se mete uno a la colmena, cuando empieza uno a observar cómo trabajan adentro, comienza uno a fascinarse de la actitud que toman las abejas unas con otras, el apoyo que se dan, la forma en que trabajan, la organización, es fascinante el mundo de una colmena", externó.[OBJECT]

En su incursión como apicultor contaba con el apoyo de su esposa, quien de antemano también sabía que no era cuestión de interés económico, sin embargo, con el paso del tiempo se dieron cuenta que podían vivir de la actividad y eso representaba doble gratificación, pues además de hacer lo que les gustaba, empezaba a ser redituable.

"Es como el trabajo de un futbolista, le pagan por hacer lo que gusta y eso nos llamó la atención, voy a ganar dinero por hacer lo que me gusta, le platiqué a mis esposa y ahí nos quedamos", enfatizó. Señaló que cada día descubren cosas nuevas de las abejas y nunca dejan de sorprenderlo.

En los 20 años como productor, ha crecido de manera exponencial, pues luego de empezar con cuatro colmenas, en la actualidad tiene más de 300 distribuidas en diferentes partes de la Región Lagunera.

Luego de la problemática que enfrentaron a finales de 2015 y durante 2016 con la desaparición de abejas, comentó que fue una época muy complicada y preocupante, sin embargo a base de trabajo y esfuerzo se han recuperado entre un 90 a un 95 por ciento en relación a la situación que atravesaba antes.

Los apicultores están convencidos de que los plaguicidas fueron los causantes de la desaparición del insecto, por lo cual, prefi eren cambiar constantemente los apiarios lejos de las zonas agrícolas y más cercanos a los mezquitales.

La perspectiva anual del sector al inicio de 2018 es positiva, principalmente ante las condiciones climáticas que se han presentado en la Región Lagunera durante la temporada invernal, pues las plantas tendrán las horas de frío requeridas.

Jiménez Lozano también se desempeña como representante de Vigilancia del Sistema Producto Apícola de la Comarca Lagunera de Coahuila y Durango, de acuerdo a su experiencia, la miel que se produce en La Laguna es la de mejor calidad a nivel nacional.

Lo anterior debido a que la Comarca Lagunera es la zona más desértica del país y pese a que Sonora también tiene una gran extensión de desierto, hay mayor humedad por la cercanía con el mar lo cual ocasiona una baja de calidad en la miel.

En la actualidad los apicultores están diversificando los productos de la abeja y además de la miel también están enfocando al polen, así como a la jalea real, vino de miel o hidromiel, sin embargo su visión es ampliar la gama de los productos para lo cual requiere de mayores recursos.

dcr

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.