“No nos gusta pegarle al pueblo”: policías de Guerrero en paro

Los uniformados asumen que muchas veces los utilizan de carnada. Además dijeron que “muchos de nosotros somos gente estudiada y no estamos aquí (en el cuartel) nada más de flojos”. 

Chilpancingo

En medio del paro que inició la mañana del lunes, elementos de la Policía del Estado reconocieron que no les gusta ponerse el equipo antimotín y lanzarse a desalojar manifestantes; ya sean estudiantes, maestros o campesinos. "Muchas veces nos mandan como carnada", aseguraron ante los medios.

TE RECOMENDAMOS: Policías de Chilapa y Chilpancingo paran labores

Con el rostro cubierto, los elementos concentrados en la explanada de la Secretaría de Seguridad Pública (SSP) hablaron sobre los conflictos internos que de manera constante enfrentan, principalmente cuando tienen que acatar órdenes que no les agradan, porque implica la agresión directa contra grupos de manifestantes que reclaman el cumplimiento a compromisos pactados con las autoridades.

"A Nosotros nos tachan de delincuentes, de narcos y matones pero eso no es cierto, es mentira porque también somos pueblo", reprochó un hombre con el rostro escondido tras un pasamontaña.

TE RECOMENDAMOS: Surge autodefensa armada en corredor de oro en Guerrero 

El elemento fue respaldado por otros uniformados que lo rodeaban en el diálogo con los comunicadores, a los que se permitió el ingreso al cuartel general de la policía durante la mañana del 29 de mayo.

"A nosotros no nos gusta ir de antimotín y estar frente a la población, cuando la gente se queja del incumplimiento del mismo Gobierno; a nosotros nos da vergüenza en lugar de darnos coraje: porque nos enfrentan al pueblo contra el pueblo".

Mientras se polarizan las relaciones entre policías y antimotines, los mandos que dan las órdenes, de acuerdo con los manifestantes, generalmente están tranquilos.

"A nosotros nos mandan publicaciones, imágenes en las que al policía le avientan un libro, pero queremos que sepan que muchos de nosotros somos gente estudiada y no estamos aquí (en el cuartel) nada más de flojos".

El agente de la SSP, indicó que ha vivido enfrentamientos, emboscadas y puestas a disposición de los mandos, por no acatar del todo órdenes que considera violatorias de los derechos humanos.

Por esa razón hizo una invitación a la ciudadanía que llega a manifestarse y se coloca frente a un elemento antimotin: "A nosotros no nos tiren piedras, no nos griten, nosotros tenemos una línea de la que no vamos a pasar, porque muchas veces sus líderes generan las condiciones para que haya desalojos".

En momentos de agitación social, destacó que los policías no tienen mucho margen de acción por las implicaciones severas que tiene desacatar la orden de un superior.

"La verdad es que a veces nos ponen como carnada; nos mandan para allá para que hablen mal del nosotros, cuando en realidad los que andan mal son los de arriba, estamos hablando de diputados, senadores, funcionarios y todos los que integran el sistema de gobierno".

Reprocharon la llegada excesiva de mandos con perfil militar, lo que resulta violatorio de la Ley 281, que establece que los mandos de la Policía del Estado deben emanar de la misma corporación.

MMR