• Regístrate
Estás leyendo: “A veces las acciones de los evangelizadores dejan mucho que desear”
Comparte esta noticia

“A veces las acciones de los evangelizadores dejan mucho que desear”

El nuevo Obispo de Torreón, Monseñor Martín Barraza destacó la importancia de que quienes difundan el mensaje de Dios sean coherentes en sus palabras y acciones.

Publicidad
Publicidad

El nuevo Obispo de Torreón, Monseñor Luis Martín Barraza llega de Ciudad Juárez, una tierra caracterizada por la violencia, la presencia del crimen organizado y una ola de feminicidios. Ahora su objetivo será traer un mensaje de paz a la Comarca Lagunera.

"Hay que mantenernos como mensajeros de la paz para seguir creyendo en este mundo de hermanos, es posible que sigamos viviendo en un mundo de hijos de Dios", dijo en entrevista con Ángel Carrillo.

Reconoció que es un gran reto transmitir la palabra del Evangelio en una época en que los valores espirituales han sido relegados, pues el mensaje de Dios a veces es visto como una amenaza hacia la autonomía y libertad del hombre.[OBJECT]

"Puede ser que sea lo que vivimos, la época posmoderna donde tantos recursos que el hombre ha adquirido le hagan sentir esa autosuficiencia y que aflore esa secreta rebelión que siempre hay en su corazón", expuso.

Sin embargo indicó que contrario a lo que señalan muchas personas, los jóvenes no se han distanciado por completo de la religión, ya que siguen llegando en buena medida a los seminarios para dedicar su vida al Señor.

Pero también admitió que gran parte de la responsabilidad para la difusión del Evangelio es de quienes lo transmiten, pues a veces falta coherencia entre sus palabras y sus obras, ya que en ocasiones sus comportamientos dejan mucho que desear.

En este sentido, destacó que el Papa Francisco ha insistido mucho en vivir con humildad, saliendo al encuentro de la población para llevar un mensaje de esperanza.

Sobre las declaraciones del cardenal Juan Salvador Íñiguez, quien afirmó que las mujeres tienen la culpa de la violencia contra ellas por cómo se visten y comportan, Monseñor Barraza dijo que un criminal no puede ser disculpado al acusar provocación de su víctima.

"Nada justifica la agresión a una persona, menos en este grado de gravedad, de violación a una mujer", sentenció.

Sin embargo, al vivir en un mundo con tanta violencia, invitó a la población a vivir conforme al Evangelio, pues invita a cuidar la dignidad y la de las demás personas.

dcr

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.