Oculta INAH información de 70 zonas arqueológicas en Cuernavaca

El delegado del INAH dijo que autoridades de Conaculta y del instituto en la que trabaja se vieron obligados a tomar esta medida porque solo así se podrá protegerlas de las acciones delictivas.
Se busca proteger las piezas arqueológicas de la sustracción y empoderamiento ilegal de reliquias arqueológicas.
Se busca proteger las piezas arqueológicas de la sustracción y empoderamiento ilegal de reliquias arqueológicas. (David Monroy)

Cuernavaca

El Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), mantiene bajo secreto la ubicación de 70 zonas arqueológicas sólo en la ciudad de Cuernavaca, cuya información no puede ser conocida hasta el año 2021, siempre y cuando hayan desaparecido las condiciones que obligaron a clasificar su ubicación, extensión y contenido.

De acuerdo con información de INAH obtenida a través de una solicitud de información, la dependencia determinó desde 2009 que las zonas arqueológicas del municipio de Cuernavaca deberían esconderse debido al peligro que representa un asomo de su ubicación.

Víctor Hugo Valencia Valera, delegado del INAH en Morelos, reconoce en un documento oficial que las autoridades de Conaculta y de la dependencia en la cual labora se vieron obligados a esconder y clasificar la información porque es "la única medida con que se cuenta para protegerlas de las acciones delictivas relacionadas con la posesión, sustracción y empoderamiento ilegal de reliquias arqueológicas".

Con base en documentación en poder de MILENIO, el INAH tiene un catálogo amplio y bien detallado de las zonas arqueológicas ubicadas en el municipio, mismas que permanecen sin ser investigadas, por lo que el temor de las autoridades es que ante la falta de recursos económicos para explorarlas, sean los "cazadores de tesoros" las saqueen, pues además el INAH no cuenta con personal para vigilarlas todo el tiempo.

La clasificación del dicho catálogo debe permanecer por doce años. En 2009 el INAH reservó la información pues está impedida a explorarlos por falta de recursos, pero también consideró que es un peligro total que la información permanezca al alcance de cualquiera, indicó Escartín Adam en su documento de contestación.

Mientras el INAH mantiene 70 zonas arqueológicas sin explorar, la ciudad de Cuernavaca sólo cuenta con una abierta al público: Teopanzolco.

Este lugar, ubicado al oriente del primer cuadro de Cuernavaca es una de los puntos arqueológicos de menor ingreso económico para la Federación, incluso, para la dependencia representa una merma. Los documentos oficiales indican que su sostenimiento representa una erogación de 99 mil pesos mensuales, mientras que su ingreso anual llega a los 74 mil pesos por año, según evaluaciones entre 2012 y 2013.