Zona de comunitarias, la más segura para universitarios: UAG

El rector de la universidad dijo que el caso más complicado es Tierra Caliente, principalmente en Pungarabato y Tlapehuala, donde se tuvo que cerrar las preparatorias 8 y 18 en el turno vespertino.
El rector de la Universidad Autónoma de Guerrero, Javier Saldaña.
El rector de la Universidad Autónoma de Guerrero, Javier Saldaña. (Rogelio Agustín Esteban)

Chilpancingo

El rector de la Universidad Autónoma de Guerrero (UAG), Javier Saldaña Almazán reconoció que las zonas con presencia de policías comunitarias son las más seguras para los estudiantes de la institución, en tanto que ciudades como Acapulco y Pungarabato son de las que más preocupación generan, por los altos niveles de incidencia delictiva que registran.

Saldaña Almazán encabezó en Chilpancingo la reinauguración del comedor universitario ubicado frente a la alameda Granados Maldonado, en donde funcionó durante más de dos décadas la casa del estudiante 10 de Junio.

En entrevista, mencionó que desde el ciclo escolar pasado se trabaja en la solución del problema de violencia inter escolar que se recrudeció en varios planteles del puerto de Acapulco, con los enfrentamientos entre grupos de jóvenes que provocaron la muerte de al menos dos alumnos.

Dicha situación motivó la instalación de cámaras de circuito cerrado; contratación de seguridad privada, cercos perimetrales y la petición de patrullajes por parte de las policías municipal y del estado.

Mientras la violencia genera preocupación en el puerto de Acapulco, Costa Grande y Tierra Caliente, el rector reconoció que en la Costa Chica y Montaña, donde existen los sistemas de policías comunitarias hay un margen mayor de tranquilidad para la comunidad escolar de la UAG.

"En esos lugares, afortunadamente no nos reportan algún tipo de inseguridad", aseguró el jefe de la administración central.

Aunque a la Unión de Pueblos y Organizaciones del Estado de Guerrero (UPOEG) le han presentado denuncias sobre la desaparición alumnas de preparatoria en Tecoanapa y Ayutla de los Libres, Saldaña señala que hasta el momento no tiene conocimiento de un solo caso.

El caso más complicado para la UAG es Tierra Caliente, particularmente en los municipios de Pungarabato y Tlapehuala, en cuyas preparatorias 8 y 18 respectivamente se cerraron los turnos vespertinos.

En el turno vespertino de la prepa 8 de Pungarabato había 150 estudiantes que fueron cambiados al turno matutino, en tanto que en el 18 eran 300 los jóvenes que también fueron transferidos.

Recuperar esos turnos depende de que se recupere el tejido social, haya paz y la comunidad universitaria no sea objeto de presión.