“Montaje absurdo” citatorio ante contraloría: Zeferino Torreblanca

El ex mandatario de Guerrero dijo que su ex colaborador se prestó a este montaje por lo que fue citado a declarar por un faltante de mil 300 millones solo en el sector salud.

Chilpancingo

El ex gobernador Zeferino Torreblanca Galindo compareció ante la Contraloría General del Gobierno del Estado en donde fue requerido por el presunto desvío de mil 300 millones de pesos en la Secretaría de Salud, al salir calificó el citatorio girado en su contra como producto de un "montaje absurdo", al que se prestó su ex colaborador Antonio Jaimes Herrera.

Torreblanca Galindo fue requerido por la Contraloría General a cargo de Antonio Arredondo Aburto, quien señaló que durante la gestión de Torreblanca se detectaron inconsistencias por mil 300 millones solo en el sector salud, por ello se le citó para el mediodía del viernes 28 de marzo.

Antes que él ex mandatario estatal llegaron varios ex colaboradores de su administración, entre ellos Sabás de la Rosa Camacho, ex secretario del Medio Ambiente y David Augusto Sotelo Rosas, quien estuvo a cargo de la Procuraduría General de Justicia (PGJ).

El ex jefe del Ejecutivo arribó al palacio después de las 13:20 horas, no emitió declaraciones y se limitó a decir que entregaría un documento.

Casi una hora después, el ex mandatario estatal salió de la oficina de Arredondo Aburto y se dirigió a un restaurante, ubicado en el centro de la ciudad, en donde se apoyó en los abogados Jorge Alejandro Sodi y Carlos Navarro, quienes descalificaron los términos en los que se dirigió la convocatoria contra el ex titular del Poder Ejecutivo local.

Jorge Alejandro Sodi explicó que la Contraloría fundamentó su convocatoria con el argumento expuesto por el ex titular de la Ssa Antonio Jaimes Herrera, quien al rendir su declaración dice que al designarlo como titular de la dependencia le encargan solamente las cuestiones de índole político, que en lo administrativo no era el secretario".

El argumento del ex funcionario, de acuerdo al litigante resulta absurdo, pues solamente se requirió el respaldo de dos testigos más para iniciar una investigación que vincule a Torreblanca.

En consecuencia, destacó que no hubo argumento jurídico para citarlo a declarar estableciendo que hay una coparticipación en el desvío, como testigos se utilizó a los señores Isidro Aurelio Velasco y Juan José Robles.

El argumento del ex secretario de Salud, de acuerdo a los abogados de Torreblanca se cae al observar el nombramiento que se emitió en su favor, en donde se le otorgan todas las facultades conferidas en la Ley Orgánica de la Administración Pública del Estado.

Buscó un ejemplo absurdo para comparar el caso: "Es como si ustedes se casan, ese día el juez del Registro Civil les dice que nunca le den un solo peso a su mujer; entonces cuando su mujer lo demanda por no pagar un solo peso, ustedes se defienden arguyendo el dicho del registro civil y lo hacen copartícipe".

Torreblanca Galindo comentó que por el caso de los mil 300 millones de pesos ya se revisó a otros funcionarios de la Secretaría de Salud hace dos años, ellos ya contestaron y desvanecieron los elementos en su contra, de ahí que cuestiona la intencionalidad de quien propició la pesquisa.

"El que gobierna Guerrero ustedes lo conocen muy bien, yo sería muy ingenuo al pensar que este no es un asunto política; pero sé muy bien que es un profesional de la mentira y que hay situaciones de traición, por eso es que se presentó una situación tan burda", anotó.

En el caso de los dos ex servidores públicos implicados en una investigación financiera realizada a la Ssa, destacó que ya se decretó la nulidad de las sanciones administrativas y en consecuencia, las resoluciones de la Contraloría no tienen efecto.

Torreblanca señaló que la administración vigente incurre en los errores que denuncia, ya que solo en el caso de la empresa que otorga el servicio de seguridad al sector salud es propiedad del presidente de la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex), sin proceso de licitación y con irregularidades que en su momento se investigarán.

Cuestionó el hecho de que se denomine a un gobernador como copartícipe en un desvío recursos, por eso calificó la investigación iniciada en su contra como algo "absurdo, desaseado en todos sus términos; porque ni siquiera para ser malosos se presenta una cosa de esta naturaleza".

En la respuesta que dio a la Contraloría, el ex gobernador señaló que hubo un acto de deslealtad de parte de Jaimes Herrera, por lo que anotó: "A veces me puedo apenar yo, de haber nombrado algunos funcionarios".

Y recordó una frase que mencionaba con mucha frecuencia cuando era gobernador: "Siempre les dije que los aplausos los compartía con ellos y que las mentadas der madre me las quedaba para mi solo".

Antes de despedirse de los medios se refirió al ex gobernador Angel Aguirre, por lo que enfatizó: "Sé su calidad de profesional de la mentira, sé del tamaño de lo traidor que es y sé que es muy congruente en su cinismo y más aún; que se puede esperar de alguien que tiene despedazado al estado de Guerrero".