Yadira Gámez: "la salva perros" de Hermosillo

La joven junto con dos amigas en poco más de un año han salvado la vida a unos dos mil perros callejeros.
Gámez Degollado y un par de amigas hacen el trabajo de campo; van por los perros, los asean, los curan, les dan comida y luego, cada domingo se acantonan frente a las oficinas del alcalde para ofrecer a los animales en adopción.
Gámez Degollado (al centro) y un par de amigas hacen el trabajo de campo; van por los perros, los asean, los curan, les dan comida y luego, cada domingo se acantonan frente a las oficinas del alcalde para ofrecer a los animales en adopción. (Felipe Larios)

Hermosillo

Yadira Elena Gámez Degollado, una joven hermosillense amante de los animales, harta de las prácticas violentas de las autoridades municipales en contra de los perros callejeros, decidió echar a andar una iniciativa que luego de un año le ha llevado a encontrarle hogar a unos 2 mil perros de la calle.

Durante el ardiente verano de 2011, gigantescas montañas de cadáveres de perros se acumulaban en los patios de la Dirección del Antirrábico Municipal de San Luis Río Colorado, Sonora, la ciudad fronteriza con el estado de Arizona. Todo era producto del programa implementado por el alcalde priísta, Manuel Baldenebro Arredondo, a quién se le ocurrió la idea de abonarle a los ciudadanos 200 pesos en el cobro de impuestos prediales y consumo de agua, por cada perro callejero que entregara al Ayuntamiento. 


Pero la presión por medio de las redes sociales en todo el territorio nacional y en no pocas partes del mundo, obligó a Baldenebro a detener el programa, no sin antes haber mandado sacrificar a unos 16 mil perros.

Cuatro años más tarde, la entrevista con Yadira se lleva a cabo justo a espaldas de la oficina que ocupa el alcalde Alejandro López Caballero, el jefe panista del municipio y, desde luego, de la dirección antirrábica, la dependencia encargada del control de los perros de la calle, que una vez a la semana sacrifica unos 60 perros. 

La joven "salva perros" de la capital sonorense, responde con una sencilla frase la enorme carga que se ha echado a cuestas hace poco más de un año: "porque amo a los animales; porque me gusta ayudarlos... porque están solos". 
‘La salva perros de Hermosillo’, titubea al responder cuando se le pregunta que si su iniciativa ha recibido el apoyo de las autoridades municipales de la capital de Sonora.

"No, no recibo apoyo de las autoridades, nada, lo único es que apoya con la esterilización gratis de los perros que yo recojo, pero que es parte del programa del gobierno municipal", dice. 

Afirma que para ella es "casi imposible" saber a cuantos perros callejeros ha salvado, pero luego hace memoria y piensa que en poco más de un año ha recogido entre 30 y 40 animales a la semana, lo que arroja una cifra de unos 2000 perros en un año, cuyo futuro era muy cierto: morir atropellados por un auto, de hambre o enfermedad, asesinado por algún vecino o bajo la inyección letal que les aplica el "anti", como suele llamarlo la paladina de los perros en Hermosillo.

Gámez Degollado y un par de amigas hacen el trabajo de campo; van por los perros, los asean, los curan, les dan comida y luego, cada domingo se acantonan frente a las oficinas del alcalde para ofrecer a los animales en adopción, para hacerlo, al adoptante se le pide la credencial de elector, que sean cariñosos y cuiden mucho a sus nuevas mascotas. 
Yadira dice que las redes sociales hacen su labor, puesto que es través de ese medio que encuentra apoyo de la ciudadanía que le envía comida y medicinas para los animales huérfanos que esta joven hermosillense está empeñada en salvarles la vida.