Vuelven damnificados a San Vicente, Guerrero

El líder de la Asamblea Popular de los Pueblos de Guerrero informó que habrá una marcha para el próximo 20 de enero a fin de exigir su reubicación.

Chilpancingo

Ante la indefinición respecto a la reubicación definitiva, 572 familias regresaron a San Vicente, comunidad ubicada en la sierra de Chilpancingo, pese al riesgo de colapso en los cerros que lo rodean, a partir del reblandecimiento provocado por la tormenta tropical Manuel.

Nicolás Chávez Adame, dirigente de la Asamblea Popular de los Pueblos de Guerrero (APPG) anticipó que el próximo 20 de enero habrá una movilización impulsada por los damnificados por las precipitaciones del 14, 15 y 16 de septiembre.

En la protesta se concentrarán habitantes de comunidades y colonias populares que fueron impactadas por el crecimiento del río Huacapa, además del reblandecimiento de cerros y el cierre de caminos.

La situación para los damnificados es complicada, pues los tres niveles de gobierno no han integrado un padrón exacto que incorpore a todas las personas que sufrieron daños durante las lluvias atípicas de hace cuatro meses.

A estas alturas, no se ha instalado siquiera la mesa técnica que se encargará de dar la cobertura con apoyos correspondientes a todos los damnificados, lo que el dirigente de la APPG considera como delicado.

De Chilpancingo el caso más complicado es el de San Vicente, pueblo que fue abandonado por más de tres mil habitantes en el momento de la contingencia, ya que los cerros que los rodean estuvieron a punto de colapsarse y generar una tragedia similar a la ocurrida en La Pintada, municipio de Atoyac de Álvarez.

Aunque las autoridades recurrentemente declaran que la reubicación de San Vicente es casi un hecho, Chávez Adame asegura que hasta el momento no se ha informado nada concreto a los lugareños, lo que genera un ambiente de incertidumbre.

"Había la promesa del gobernador Ángel Aguirre a través de su secretario de Gobierno, Jesús Martínez Garnelo de la instalación de una Mesa Técnica, en ella estaría el alcalde Mario Moreno Arcos; representantes de la Secretaría de Desarrollo Agrario, Urbano y Territorial (Sedatu) para presentar un proyecto relacionado con la construcción de las viviendas pero eso no ha ocurrido", acusó.

La indefinición tiene en suspenso a pobladores de San Vicente; Ahuejito, Huacalapa y Coapango, que tienen interés en que se finiquite la reubicación.

Después de permanecer un mes albergados en Chilpancingo, los damnificados de San Vicente instalaron campamentos provisionales en el punto conocido como Coapanguito, ahí se integró una relación de 572 familias que esperaban la reubicación definitiva, la administración estatal les ofreció paquetes de lámina galvanizada y lo necesario para levantar algunas viviendas.

Derivado de las bajas temperaturas que se registraron en Coapanguito, las familias que permanecían en las viviendas improvisadas decidieron regresar a San Vicente, que por estar en una cañada garantiza mayor protección ante el frío.

Sin embargo, los pobladores temen que los cerros afectados durante la temporada de lluvias sufran el colapso y queden atrapados en el material que desprendan.

Para Nicolás Chávez, el regreso a San Vicente debe ser algo meramente temporal, pues el estar ahí para la próxima temporada de lluvias implica un riesgo muy alto para los pobladores.

Por esa razón demandó a los tres niveles de gobierno aterrizar el proceso de reubicación de las familias que ya estaban fuera, pues incluso el Centro Nacional para la Prevención de Desastres (Cenapred) dictaminó la reubicación definitiva.