Vergüenza el mal trato a migrantes centroamericanos: Arizmendi

El obispo dijo que Chiapas tiene necesidad de mano de obra de esos países para el corte de caña, del café, para cultivar plátano y para la pesca en alta mar. Sin su trabajo, se dañaría la economía ...
El obispo de la diócesis de San Cristóbal de las Casas, Felipe Arizmendi Esquivel.
El obispo de la diócesis de San Cristóbal de las Casas, Felipe Arizmendi Esquivel. (Juan de Dios García Davish )

Chiapas

El obispo de la diócesis de San Cristóbal de las Casas, Felipe Arizmendi Esquivel, dijo que "es una vergüenza nacional el mal trato que reciben los migrantes centroamericanos que pasan por México, en su intento por llegar a los Estados Unidos.

"Nos duelen tantas vejaciones que reciben, pues los extorsionan, los engañan, los secuestran, los obligan a trabajar para el tráfico de droga, los asesinan y les hacen casi imposible lograr su sueño".

En un documento denominado, "Ante el drama de la migración" mismo que habrá ser parte de la homilía del próximo domingo, Arizmendi Esquivel asegura:" Nos preocupa en particular la trata de mujeres, pues las violan, las embarazan, las utilizan para negocios sucios y hasta para el crimen. Se les ha impedido usar el tren llamado "La Bestia", pero ellos no se detienen y buscan caminos de extravío, donde se exponen a caer en redes de la delincuencia organizada y a ser más explotados por los llamados "coyotes o polleros".

El alto jerarca de la iglesia católica, quien hace menos de una semana recorrió con todos los obispos de la región sur-sureste, la frontera de Chiapas para reunirse con sus homólogos de Guatemala, señaló: "Chiapas tiene necesidad de mano de obra centroamericana para el corte de caña y del café, para el cultivo del plátano y para la pesca en alta mar. Sin su trabajo, se dañaría la economía local. Son necesarios.

Afortunadamente, se han dado pasos para que tengan tarjetas temporales de empleo digno, con acceso a servicios de salud y a otras prestaciones, pero esto todavía se podría ampliar más.

De igual modo, se les han concedido más pases locales, pero sólo para que estén en Chiapas, Campeche, Tabasco y Quintana Roo.

A ellos les interesaría poder viajar por todo el país sin necesidad de visa, como lo hacen entre los países de Centro América, que tienen libre tránsito entre ellos."

Arizmendi Esquivel, puntualizó, nuestro intento era que participaran también obispos de Guatemala, Honduras y El Salvador, pero fallaron las comunicaciones oportunas.

Esperamos que en otra ocasión se pueda lograr. Intercambiamos informaciones, compartimos lo que se hace en las más de 70 casas que hay en todo el país para ofrecer a los migrantes alimento, hospedaje, salud, descanso, paz y apoyo jurídico, en donde también propusieron 10 puntos:

Sensibilizar a las comunidades creyentes para que sean solidarias con los migrantes, los aprecien como hermanos y no los califiquen a todos como delincuentes.

Reconocer como causas fundamentales de la migración la pobreza, la falta de trabajo y la violencia.

Alentar alternativas de trabajo en los propios países, sobre todo en el campo, para que los pobres no se sientan obligados a emigrar.

Insistir al gobierno de Estados Unidos que, en vez de gastar tantos millones de dólares en contener la migración, use esos recursos en apoyar la generación de empleos y de desarrollo digno en los países expulsores de migrantes.

Que el gobierno de nuestro país no atienda el fenómeno migratorio como asunto de seguridad nacional, sino como problema humano de integración, para que los discursos de fraternidad con esos países correspondan a la realidad.

Seguir proponiendo formas legales para que los migrantes centroamericanos puedan pasar con más seguridad entre nosotros; que se amplíen las cuotas para trabajadores temporales y los permisos de estancia legal en nuestro país.

Elaborar catequesis bíblicas y pastorales, para educar a nuestros grupos católicos en la solidaridad con los migrantes.

Seguir formando personal más capacitado para atenderlos en las Casas que ya tenemos para ellos.

Que su atención no se reduzca a esas casas, sino que se involucre a toda la comunidad diocesana en esta pastoral de solidaridad fraterna.

Ver la posibilidad de elaborar un Carta Pastoral sobre Migración en forma conjunta con los obispos de Centro América, para fortalecer esta pastoral migratoria entre nuestros países.