Urge replantear estrategia de seguridad pública en Michoacán

El responsable de la política interna del estado, Jaime Mares, consideró desproporcionada y fuera de contexto la petición de legisladores panistas desaparición de poderes.

Morelia

Al sostener que la exigencia de los senadores panistas para declarar la desaparición de Poderes en Michoacán es desproporcionada y fuera de contexto, el secretario de Gobierno,  Jaime Mares reconoció que los recientes sucesos obligan a revisar y replantear la estrategia de seguridad pública en la entidad.

 

En conferencia de prensa, el responsable de la política interna del estado dio cuenta de algunos de los hechos violentos que se suscitaron por la mañana de ayer en Michoacán, como parte de la ola de violencia que vive desde el fin de semana, y dio algunos detalles sobre la localización de cinco cadáveres en el municipio de La Piedad y un camión incendiado por parte de un grupo armado en la carretera Apatzingán-Aguililla.

 

Mares aceptó que en Apaztingán prevalece una tensa calma, aunque sostuvo que se sigue reforzando la vigilancia con integrantes de la Policía Federal y del Ejército.

 

Por otra parte, el ombudsman michoacano, José María Cázares  afirmó que son 30 personas, las que se han acercado a la Comisión Estatal de Derechos Humanos, ya que han sido desplazados por la violencia registrada en el municipio de Apatzingán, aunque estimó que hay más por ser de bajos recursos no pueden dejar sus viviendas e invitó al Estado mexicano a que recobre la armonía social en esta región.

 

Cázares  dijo que se recibieron seis quejas el fin de semana pasado contra el Ejército por distintas causas y que serán remitidas a la Comisión Nacional de los Derechos Humanos.

 

Cuestionado sobre la desaparición de poderes, el presidente de la CEDH explicó que es un tema de carácter político, ya que no hay ningún tipo de base jurídica para llevarse a cabo y reiteró que ninguna organización delictiva, aún no  está por encima del Estado  mexicano.