Ulises Ruiz heredó a Cué 129 unidades clínicas inconclusas

Informan que invirtieron 500 millones de pesos para entregar 59 hospitales en el último lustro, pero la administración estatal ya no tiene recursos para concluir las 70 restantes.
La unidad de San Agustín Loxicha tiene un avance de 90 por ciento y no la han terminado.
La unidad de San Agustín Loxicha tiene un avance de 90 por ciento y no la han terminado. (Jorge Carballo)

Oaxaca

El entonces gobernador de Oaxaca Ulises Ruiz heredó a su sucesor, Gabino Cué, 129 unidades médicas inconclusas, dejando al estado con un fuerte rezago en los servicios de salud.

Al menos la mitad de éstas no podrán ser finalizadas, toda vez que su origen obedeció a promesas de campaña, ocurrencias, o bien son fantasma porque nunca estuvieron avaladas por el gobierno federal.

En su último informe de actividades, el ex mandatario priista presumía que durante su gestión el crecimiento en infraestructura hospitalaria fue de ciento por ciento, al pasar de 17 unidades médicas existentes en 2005 a 37 al cierre de 2009, con una inversión superior a los mil millones de pesos.

Pese a ello, la realidad fue otra, pues le faltó la entrega de 129 unidades médicas más que se encuentran en los sitios más remotos de la entidad.

En entrevista, el actual secretario de Salud de Oaxaca, Héctor González, informó que con una inversión de 500 millones de pesos, el gobierno de Cué logró la entrega de 59 hospitales en el último lustro.

Sin embargo, los restantes 70 no podrán ser entregados, debido a la falta de recursos federales, accesibilidades para finalizar la obra, o bien, porque nunca fueron dados de alta ante la Federación.

"Esta administración recibió 129 obras inconclusas y de ésas 60 están ya concluidas. 50 por ciento ya fue concluido. Más bien la pregunta sería: ¿Por qué no hemos acabado con la entrega de los demás? Pues porque hay unos hospitales que tienen una serie de problemáticas que no son fáciles de resolver", dijo.

Entre las principales adversidades que enfrentaban estas unidades destacó: la no tenencia de la tierra, es decir, que invadieron un predio para la construcción, como fue el caso del Hospital General de Reyes Etla, en la zona de Valles Centrales.

También el difícil acceso al lugar del levantamiento, tal y como ocurrió con el Hospital de la Comunidad de San Agustín Loxicha, que se encuentra en medio de la sierra y el único acceso es por un largo y peligroso camino de terracería.

González recordó que el gobierno de Oaxaca contrató los servicios de ICA para pavimentar las vías de acceso desde San Agustín y San Bartolomé Loxicha, pero resultó imposible, porque son muy chicas las calles o no pasa mla maquinaria. Justino Santiago, habitante de la población, indicó que es urgente activar esa unidad debido a que las emergencias de salud deben ser atendidas en Metatlán, a 75 kilómetros de distancia, casi dos horas de trayecto.

Ni la comida pagaron

MILENIO hizo un recorrido por el hospital de San Agustín y se dio cuenta de que 90 por ciento de la obra está concluida desde hace varios años. Sin embargo, no fueron canalizados los recursos para activarlo.

El inmueble cuenta con luz, agua, aire acondicionado, sala de urgencias, regaderas y baños funcionando, así como consultorios y área de emergencias.

Los años que ha estado parado el lugar ha ocasionado que el sol deteriore techos, tuberías y permitido el asentamiento de murciélagos e insectos.

Amelia, vecina del hospital, acusó que fue contratada por los ingenieros y arquitectos de la obra para cocinarle a los trabajadores; sin embargo, estos nunca le pagaron por sus servicios.

"A mí me pidieron que les vendiera comida pero nunca me pagaron. Quien me pidió esto fue el ingeniero Óscar y el otro se llama Silverio; y me deben 4 mil 500 pesos el primero y el otro mil 500. Ojalá el gobierno me pueda ayudar para que me paguen, porque para mí es mucho dinero", pidió.

Promesas de campaña

El secretario de Salud de Oaxaca aseveró que gran parte de las unidades médicas inconclusas son promesas de alcaldes y políticos que nunca cumplieron con la normatividad para llevarlas a cabo.

"Una autoridad municipal, sin que se ofenda nadie, qué puede inaugurar una escuela, un hospital o un palacio municipal. Entonces, hay presidentes que se aventuraron a construir una unidad médica que no cumplía la normatividad federal.

"Entonces, el presidente municipal viene y nos dice: ya está el hospital, por favor manda personas, compra el equipo y danos la clave única. Nosotros vamos a la Federación y nos dicen que no hubo permisos ni solicitudes ni certificados", detalló.

Por ello, dijo, es necesario cumplir con los cauces legales necesarios para evitar crear falsas expectativas con la población, pues la salud es un derecho humano que todos demandan.

"Hablar con la verdad nos da beneficio. Les decimos que no hubo nunca autorización ante la Federación y que, por ende, no hay recursos para pagar el personal, equipo, etcétera", puntualizó.

Afirmó que en la Contraloría del estado existen diversas denuncias para fincar responsabilidades. Asimismo, detalló que analizan auditorías para castigar a los responsables.

Inaugura obras inconclusas

De acuerdo a datos de los Servicios de Salud de Oaxaca, entre las obras que Ruiz dejó en ejecución están dos Centros de Atención Primaria en Adicciones, cuatro Unidades Médicas Especializadas para la Atención, Prevención y Tratamiento de las Enfermedades Crónicas, un Banco de Sangre, un Centro Estatal Contra las Adicciones y las Villas Psiquiátricas.

En enero de 2006, el entonces presidente Vicente Fox y el gobernador Ulises Ruiz inauguraron el nosocomio ubicado en San Bartolo Coyotepec, pese a que este sigue inconcluso.



[Dé clic sobre la imagen para ampliar]