Conmemora UPOEG segundo aniversario en Tecoanapa

El padre Gregorio López, párroco de Apatzingán, Michoacán, acompañó a los miembros de la UPOEG en la reunión donde compartieron experiencias.
Los padres de los otros desaparecidos utilizaron picos y palas.
Miembros de la UPOEG realizan búsquedas de cuerpos en fosas clandestinas de Guerrero (Israel Navarro)

Chilpancino, Guerrero

En Tecoapana, la Unión de Pueblos y Organizaciones del Estado de Guerrero (UPOEG) conmemoró el segundo aniversario del movimiento de autodefensas que logró la expulsión de la delincuencia organizada en la región de la Costa Chica.

Aunque el movimiento surgió inicialmente en Ayutla, el acto conmemorativo este domingo inició en Tecoanapa, municipio que es considerado como la puerta de entrada a la Costa Chica de Guerrero.

Bruno Placido Valerio, principal dirigente de la UPOEG, llegó acompañado del padre Gregorio López Jerónimo, párroco de la iglesia de Apatzingan, en el estado de Michoacán.

La intención de tener al ministro de culto en el evento, fue intercambiar experiencias respecto a la forma en que los pueblos de ambas entidades han encarado al problema de la delincuencia.

Estuvo una comisión de los pueblos fundadores de la Coordinadora Regional de Autoridades Comunitarias (CRAC) encabezada por Cirino Placido Valerio, hermano de Bruno el fundador de la UPOEG.

También llegó una representación de familiares de víctimas de desaparición forzada en el municipio de Iguala, quienes han sido apoyados por grupos de la UPOEG en el monitoreo de zonas en las que existen fosas con restos humanos.

La intención del acto que inició este domingo, de acuerdo a Bruno Placido, es realizar una evaluación a detalle respecto a los resultados del trabajo que se ha desarrollado en los últimos 24 meses, tomando en cuenta los aciertos y los errores.

Indicó que si bien se debe revisar el trabajo en materia de seguridad pública, también se debe atender lo relacionado con el tema del desarrollo social, porque si no se atiende el contexto en que se desenvuelven las comunidades, no habrá condiciones para que las cosas mejoren de manera integral.

Indicó que la base principal del crecimiento en materia de Desarrollo Social es la organización de los pueblos, de tal suerte que el uso de las armas debe solamente ser algo simbólico.